Entrevista a Laura Moreno Zavala, Galo Delgado Moreno y Diovana Rodríguez que en los campus de Monterrey y Morelia trabajan por la equidad de género.

Se hace escuchar un leve susurro, voces viajan de diferentes puntos del país para tomar postura sobre un tema primordial para esta generación. Construir desde los cimientos un nuevo status quo, más congruente con la realidad de este tiempo. Estos tres estudiantes trabajan en proyectos y vivencias para incorporar la ideología de género al día a día. En esta entrevista van a compartir sus ideas y experiencias. 

Pongámonos un poco en contexto.

En el presente ONU MUJERES expone que por lo menos 70% de las mujeres en el mundo han sufrido algún tipo de violencia sexual. Alrededor de 120 millones de niñas han sufrido violaciones sexuales, y se estima que más de 200 millones han sufrido mutilación femenina. A pesar de la magnitud del problema solo el 40% busca un tipo de ayud, y menos del 10% confía lo suficiente en la policía como para acudir a ella. En el ámbito laboral las mujeres ganan solo entre el 60 y 70% del salario de los hombres por el mismo trabajo y dedican entre 2 a 10 veces más de tiempo al cuidado de los hijos. Estos son solo algunos de los problemas, existen otros gravísimos como la perpetuación de esquemas que mantienen a las mujeres en situación de vulnerabilidad y pobreza o la trata de personas, que si somos claros, es la venta de personas para explotar su cuerpo

No todas las personas conocen la importancia que ha tenido el feminismo en la historia, lo presente que están sus logros en nuestra rutina y eso motiva un profundo miedo a la palabra, ¿podrías contarle a los lectores cuál ha sido su relevancia?

Laura: Considero que el principal logro es poder existir. Es decir, en muchos acontecimientos históricos la participación femenina es mínima. Por lo que el feminismo nos dio la oportunidad a nosotras, las mujeres, de poder ser parte de los movimientos políticos, tener voz y voto en las injusticias no solo de género y formar así una verdadera democracia. 

Galo: Podemos ver cómo a través del poder del discurso, la mujer y el hombre han ido cambiando sus pautas, principios y costumbres para amoldarse a sus circunstancias; sobre todo al “otro” como dirían los existencialistas. La mujer pasó de ama de casa a la femme fatale y el hombre desde el macho militar hasta el chico hipster y gay. 

Diovana: Ha significado una lucha constante y un apropiamiento de los espacios donde no se nos permitía participar, el feminismo destruye barreras y limitaciones, gracias a él tenemos la posibilidad de votar, de trabajar y poco a poco decidir más sobre cada aspecto de nuestra vida. Sin embargo, aunque las diferencias del ahora con el antes son notable, la lucha continúa y continuará.

 

En ocasiones se cree que el feminismo es una lucha anacrónica, pues ya se obtuvo el derecho a ser ciudadanas, ser votadas, trabajar. Pero se observa que se mantiene vigente y que avanza con objetivos claros. ¿Qué busca el feminismo en este tiempo?

Laura: Aún existen condiciones que limitan la libertad femenina. Un claro ejemplo es el derecho del cuerpo. Depende mucho de la situación, pero la sexualización del cuerpo femenino es un problema que se sigue perpetuando en la sociedad. Mientras esta sexualización exista, distintos tabúes como la virginidad, el número de parejas sexuales, la ropa, la puta y la santa seguirán condenando a la mujer a tener que seguir un reglamento establecido por hombres. 

Galo: Tenemos problemas puntuales y visibles al respecto de “eso” que busca el feminismo, como: 

La gravedad de la distribución de riquezas en el mundo a partir de tus características y circunstancias humanas. 

Los feminicidios, los cuales son más visibles en países con culturas diferentes a las dominantes. Evidentemente América Latina, África y Asia como regiones en emergencia y América del Norte, Europa y Asia del norte.

Siguiendo con esta última premisa, hablamos también de la esclavitud y explotación moderna. Con mujeres y hombres en una red de trata de personas mundial. Hablamos de la liberación sexual del cuerpo. 

Por último podría enunciar un tema que se ha dejado en pausa desde hace siglos: ¿el género es binario? una de las grandes preguntas del feminismo. 

Diovana: La relevancia del feminismo es la misma, simplemente estamos buscando  esa equidad que necesitamos, ese respeto por nuestra vida, nuestro cuerpo, nuestras decisiones, el no ser limitadas en ningún aspecto. El feminismo importa porque no podemos seguir siendo consideradas inferiores por el simple hecho de ser mujeres. 

No es un movimiento que haya comenzado en esta generación, sin embargo, se ha mantenido con el paso de los años, propugnando siempre por entender los condicionamientos históricos, romper cadenas del pensamiento para poder construir conscientemente las libertades. Las universidades son y han sido gestoras esos cambios, ¿qué papel tienen ahora en esta transición ideológica?

Laura: Durante la universidad forjamos nuestra personalidad adulta. Si dentro de una institución universitaria se permiten actitudes de acoso, objetificación y violencia estructural ante una minoría, da pie a que sus alumnos mantengan esas actitudes en la vida profesional, por ende las desigualdades en el mundo académico y laboral que sufren estas minorías (en este caso las mujeres) permanecerán. 

Galo: Pocas personas son las que llegan a estos lugares de privilegio. Me preguntaría ¿qué estamos haciendo con este privilegio? No importa el nicho de donde vengas; evidentemente falta una mejor distribución de este privilegio, pero estamos en un momento en el que el espacio intergeneracional, de clase, racial y demás, es más corto que nunca, entonces ¿cómo tomamos nuestra postura ante una dinámica social tan inconsistente y crítica; tan evidentemente injusta ante circunstancias tan humanas? es necesario que la educación superior cumpla con sus principal objetivo: generar pensamiento crítico y fundamentado.

Diovana: Así como existen problemas en la esfera política o en las calles, las instituciones no son la excepción, en cada lugar siempre se podrá generar conciencia de la problemática que existe, se podrá educar y desde nuestra trinchera abonar para modificar ideas erróneas que alguien pueda tener, atacar los problemas que puedan existir en la sociedad y sumar más gente a nuestra lucha. 

 

El tecnológico de Monterrey es una institución que se ha hecho un compromiso: formar liderazgos emprendedores, con responsabilidad social y un alcance global. ¿Por qué el feminismo es importante en la materialización de esos principios? 

Laura: El Tec tiene un compromiso de formar a los mejores profesionistas de México que sean competitivos internacionalmente. Dentro del escenario internacional nos vamos a topar con distintas culturas, personas, tipos de gobierno, etc. Aquel graduado que vaya por el mundo creyendo que una mujer no es capaz de realizar un trabajo o que no merece el mismo trato que él o que incluso considera la figura femenina como un objeto sexual, no permitirá que sus compañeras avancen en el mundo empresarial y esto genera un constante retroceso de la representación de la mujer en el sector privado. 

Galo: Por el privilegio y visibilidad tan grande que representa esta institución en una de las regiones más desiguales e inequitativas que existen en los estudios geográficos. Como se dice por ahí de forma burda: a la gran capacidad de manejo de poder, mayores responsabilidades; mayores obligaciones. Sobre todo por esta bandera del sentido humano que tiene la institución. 

Diovana: Porque es momento de generar el debate y emprender acciones sobre los temas que nos interesan y que pueden tener un gran impacto no solo a nivel institucional, sino como un compromiso necesario con la sociedad. 

 

Existe mucha confusión y sobre todo desinformación sobre el papel que juegan los hombres en este movimiento, ¿qué podrías decirle a las personas que te leen sobre el rol que desempeñan?

Laura: Los hombres son los actores claves, ellos son (en su mayoría) los que más replican actitudes machistas. Es normal, es con la educación con la que crecieron y es muy difícil cambiar de un día para otro. Ellos son los que tienen la elección de cambiar y tomar actitudes que permitan a las mujeres vivir libres. Por eso es importante que los hombres acepten la posición en la que se encuentran y se unan a la lucha feminista para poder seguir siendo agentes de cambio.

Galo: Aceptar el machismo. Aceptar que les hace daño. Aceptar cambiarlo. 

Diovana: Su labor es importante, pero para ello deben entenderla. No se trata de robar nuestros espacios o de imponer opiniones, ellos no conocen cabalmente lo que para nosotras representan las situaciones de acoso, violencia, etc. Sin embargo, no significa que no puedan ayudar, principalmente deben reconocerse como privilegiados para entonces deconstruir y modificar su actitudes machistas o cualesquiera que perjudiquen nuestra lucha, hacerlo en sus esferas y replicarlo entre otros hombres porque a fin de cuentas, la liberación femenina también implicará un cambio en el mundo masculino.

Siempre hay una razón originaria, un brote incendiario que da pie a una idea o acción, ¿cuál fue el tuyo: el momento en que decidiste que necesitabas ser feminista?

Laura: Creo que toda feminista se dio cuenta que la educación que recibimos no concordaba con nuestros ideales. Estuve en escuela católica y muchas de las enseñanzas, para mi, no tenían sentido. Siempre nos recordaban que las mujeres debemos de vestirnos decentes porque éramos una vitrina de venta, en donde los hombres iban a escoger y “comprarnos”. Cuando hablamos de violación, se culpaba a la víctima por su ropa, por sus actitudes y decisiones. Hasta que salí de esa escuela y entré a la universidad, conocí un mundo nuevo, más opiniones y oportunidades. Y fue ahí, a mis 17 años, cuando me di cuenta que el tipo de educación que yo recibí solo fomentaba una profunda desigualdad y violencia estructural. 

Galo: Cuando no podía besar a la persona que amo por miedo; sentir los ojos de las personas con desprecio a mis sentimientos. Cuando fui objeto de burla por mi cuerpo. Cuando no tuve otra opción más que liberarme a mí mismo de las ataduras sociales tan tóxicas.

Diovana: No toda mi vida supe qué era ser feminista, pero viendo hacia atrás me doy cuenta que siempre lo fui. Lo fui desde el momento en que por ser niña practicar deportes y ser mejor que los niños era motivo de sorpresa, desde que se me procuraban más cuidados y menos permisos para salir que mi hermano por ser mujer, porque no prestaba la atención suficiente a mi ropa y maquillaje como se supone que debía ser… realmente siempre necesité del feminismo, lo necesito ahora y lo exijo ahora. 

Laura, eres parte del primer capítulo de la campaña de la ONU: HE FOR SHE, en el tecnológico de Monterrey, cuéntanos de este tan importante paso que están dando los estudiantes. 

He for She es un movimiento dirigido por la ONU mujeres. Decidimos abrir un capítulo de este movimiento en el Tec de Monterrey para adoptar ciertos reglamentos fundamentales de la equidad de género. 

Nuestro objetivo es sumar la mayor cantidad posible de personas a la lucha feminista. HeForShe, específicamente, busca que los hombres reconozcan su papel de privilegio y se solidaricen con aquellas compañeras mujeres que se encuentran en alguna desventaja. 

Como todo grupo estudiantil, tenemos una presidenta, vicepresidenta, bienestar estudiantil, campañas financieras, coordinador general y desarrollo social. En nuestro grupo somos 6 mujeres y 2 hombres. 

Mi puesto es He For She Standards. En resumen, me encargaré que distintos grupos estudiantiles y eventos académicos cumplan con estándares básicos de equidad de género. 

Por ahora, solo hemos formado el grupo. Iniciamos actividades el siguiente semestre. Pero ya hemos realizado dos actividades, la primera fue la inauguración de un mural feminista dentro del Distrito Tec, el cual es visible en vía pública. También tuvimos un Gender Point, en donde alumnos firmaron para reivindicar la necesidad de tener un grupo estudiantil de HeForShe en el tec de Monterrey.

El HeForShe se encargó de la elaboración de un protocolo de acoso dentro del campus. Ha sido un logro muy grande ya que se tuvo que cambiar el pensamiento, aún se creía que es algo que no sucede y por lo tanto no había medios para actuar cuando se presentaba. El siguiente semestre se firma y comienza a tener competencia legal. Además, el Tec se compremeterá directamente con la ONU de mantener y cumplir los nuevos reglamentos. 

Nos hemos enfrentado también con problemas, la palabra feminista aun sigue siendo un tabú. Existe aún gran parte de la comunidad que considera que el feminismo es una ridiculez y que la lucha no tiene sentido. 

Eso está pasando en Monterrey, la incorporación de esta ideología por la movilización de sus estudiantes, que observando su entorno y agrupando con sus conocimientos, están tomando las decisiones que considera más congruentes con su entorno. Pero en Morelia también está pasando, ¿porqué no nos cuentas cuál es tu proyecto Diovana?

Pertenezco a un programa feminista que se denomina REDefine, que tiene presencia en 13 Estados del país. Pertenece al Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir A.C, y tiene como objetivo formar e incidir en temas de derechos sexuales y reproductivos con una perspectiva de derechos humanos e interculturalidad.

Actualmente REDefine Michoacán cuenta con siete integrantes activos, donde nos organizamos de forma horizontal, es decir, cada quien tiene un rol que puede intercambiar con el resto en el momento que lo desee, existe un vocerx oficial que es rotativo y en general como equipo se toman las decisiones.

Nuestro objetivo es fortalecer el acceso y ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos en el país, avanzar en el acceso al aborto legal y seguro, así como la prevención del embarazo adolescente no deseado, mediante la formación y el  acompañamiento por parte de los integrantes de la red.

Actualmente soy la vocera oficial de REDefine Michoacán, he participado en la presentación de la plataforma Tiempo Fuera frente a medios de Comunicación, he generado e impartido pláticas en escuelas diversas.

¿Y cuáles son algunas de las actividades que realizan, han tenido problemas al hacerlas?

Principalmente damos pláticas en secundarias y preparatorias, presentamos plataformas de acción o campañas generadas por el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir, participamos en marchas, distribuimos información, establecemos stands informativos, dialogamos con tomadores de decisiones, recabamos información útil sobre nuestros temas y generamos propuestas de cambio. 

Creemos que al ser una red de reciente creación aún tenemos mucho por hacer pero cada actividad, invitación y acción que generamos nos representa un logro para todos.

En diversos lugares se nos ha impedido dar pláticas por los temas que manejamos o se nos pide hacerlo de forma regulada, también nos hemos presentado con la apatía de la gente y el desinterés, la falta de información sobre los temas es una gran barrera, además de los tabúes y prejuicios.

Estos jóvenes trabajando al interior de la institución para desmitificar e impulsar el desarrollo del pensamiento, pero no son los únicos, esperemos las sorpresas que nos tienen los próximos meses. 

Campus:
Categoría:
-