En 5 días se hizo el musical Borderline. Un tributo a Lila Downs, una forma de recuperar el sentido social de la música, un reflejo de la realidad del migrante.

Día uno : El sueño

Hace dos años el departamento de Difusión Cultural soñaba con hacer por primera vez un musical en el Tecnológico de Monterrey en Morelia, pero no cualquiera, sino uno que estuviera cargado de intención, que devolviera a la música su función social y que representara el misticismo intrínseco del mexicano.

El profesor Etienne Rojas escucha el álbum línea fronteriza y así nace Borderline, un musical donde se reúnen jóvenes de todos los Estados para cantarle al cambio: un tributo a Lila Downs, un mensaje para los migrantes y una muestra de solidaridad a nuestros hermanos afectados por los recientes desastres naturales. 

Supo que podrían construir con él un mensaje para los alumnos, sobre el valor de la música y el uso de los talentos para decir algo. La idea fue creándose por los profesores de Difusión cultural. Esta semana i propusieron el proyecto y el interés fue impresionante, más de 100 jóvenes participaron en su realización. 

Día dos:  Reaccionar a través del arte.

Para Mariana Treviño López de Monterrey, Borderline es la oportunidad de explorar el arte como la manifestación tangible de una realidad, que da la posibilidad de no solo entender, empatizar e interpretar sino también de reaccionar. El arte va sembrando emociones que se convierten en actos, por eso la importancia de participar en una actividad que hable de temas estructurales como la migración. 

Este lunes desde muy temprano los jóvenes comenzaron a montar un musical. Para muchos es la primera vez y para otros como Mariana es la oportunidad de mejorar sus habilidades de canto, baile, teatro. Pero todos comparten algo muy importante, la potencial toma de consciencia a través del arte. 

“ Morelia es una ciudad muy bonita, llena de cultura, cuando supe que aquí estaban haciendo la producción de un musical, decidí venir”

Ella es una de las intérpretes de María, esposa de un hombre que se fue a Estados Unidos realizando esta travesía peligrosa, melancólica. Que pone cara a cara dos contextos separados históricamente por un ignominioso muro, que ahora se quiere hacer aún más grande. 

Este musical tiene como objetivo ser el reflejo la realidad y la cultura mexicana, se lleva a cabo durante el maratón de las fiestas de nuestro país: la celebración de la independencia, el día de muertos y la revolución mexicana, logrando reunir a más de 100 jóvenes del Tecnológico de Monterrey a nivel nacional. 

La música es una selección de las canciones de Lila Downs del álbum línea fronteriza. Mariana considera que es muy importante esta elección pues es de las pocas artistas que han logrado incurrir en el terreno comercial con su estilo autóctono. 

“Primero es ponerte en contacto con el proceso de hacer un musical en una semana, es una locura; pero además, involucrarte en algo que te saca de tu área de comodidad para ponerte en los zapatos de alguien más: este musical es un llamado a la acción."

La presentación se realizará el viernes 29 de septiembre en el teatro Stella Inda a las 6 de la tarde. Todos los alumnos que pasarán aquí su semana i se reunirán para observar el resultado final de este gigantesco esfuerzo. 

Día tres: Yo también soy migrante.

Luis Felipe Brenes es Costarricense, vino a México a estudiar ingeniería en producción musical en Monterrey y ahí conoció a Omar Castañeda. Ambos tenían la inquietud de conocer Morelia por su trascendencia cultural y también para hacer música. 

Aprenderse las líneas, sacar los cifrados, las canciones, el trabajo es mucho sin embargo están emocionados por compartir con las personas la creación del arte. Pero borderline es más que un musical, es el reflejo de una realidad tan familiar, que a pesar de sus connotaciones políticas, económicas, sociales, ha normalizado la violencia que sufren los migrantes. 

Luis Felipe conoce lo que es salir a buscar oportunidades, es centroamericano como muchas otras personas que cruzan también las fronteras de México en el trayecto a su destino. El participa en este monólogo porque le parece una crítica social. 

“ A través de las canciones y la puesta en escena estamos contando una historia, queremos mostrar a quien nos vea la urgencia de hablar de la migración”

Con la música se exponen verdades ignominiosas, a ellos les parece muy interesante el uso de las tonalidades para presentar un mensaje, hablaron de la canción Sale sobrando, una sátira  cruda donde se cuenta con fuerza la relación que ha tenido históricamente el mexicano con el extranjero. 

Sale sobrando- Lila Downs

Luis Felipe se sintió recibido por los mexicanos, vino sin conocer a nadie y afirma que aquí se siente en familia, ha conocido a un amigo como Omar. Pero sabe que eso que no todos los migrantes experimentan de esa forma el salir de su país, por lo que hablar de eso toma una importancia mayor para él. 

Día 4: No canto ni hablo con mi propia voz. 

Omar interpreta a Juan, uno de los protagonistas y afirma que es un trabajo complejo. Muchas personas vinieron desde diferentes Estados para actuar en este musical, eso representó par Omar una oportunidad para conocer a más personas que disfrutan como él del arte. Hacer un homenaje de Lila Dawns significó para muchos estudiantes la oportunidad de explorar en el sentido social de la música.

“ Asumir un papel, tratar de hablar por esas personas para sensibilizar a la sociedad. Estas personas dejaron todo, para buscar mejores condiciones de vida. Al actuar y cantar me debo mentalizar para ponerme en su lugar.”

Poder utilizar sus habilidades y pasiones para transmitir un mensaje motivó a muchos jóvenes como Omar a venir a Morelia. Esta realidad que se hizo música cuenta el trayecto del migrante, como va dejando con cada paso algo de sí mismo por donde camina. 

Día 5: Al son de las cumbias: la realidad del migrante.

El sueño que era individual se convirtió en el sueño de todo un equipo, más de 100 personas unidas para llevar al escenario el esfuerzo de montar un musical en tan solo una semana. Con el telón abajo se reunieron en círculos para sobreponer el motivo a los nervios. 

Al frente se encontraban las más de 350 personas que acudieron al teatro. Desde las butacas observaron la interpretación profesional de los alumnos. Totalmente conectados con su papel, se involucraron para transmitir a los espectadores una realidad imponente y urgente. 

Al son de las cumbias: la realidad del migrante, su esposa, sus hijos, su pueblo. Lila Downs como vocera de la incalculable cifra de personas que emigran. Se sabe que internacionalmente se trasladan de su lugar de origen 70 millones de jóvenes, solo de jóvenes. Exponiéndose al racismo, xenofobia, discriminación, violaciones de derechos humanos, se convierten en un sector doblemente vulnerable y sin voz. 

 

El musical concluye dejando en los estudiantes un sentimiento de unión. Hoy aunque vuelven a sus Estados, conocieron esa otra parte de sí mismos que los completa, ese vínculo existente entre paisanos, que se refuerza al compartir un motivo. 

Para más información sobre el fenómeno de la migración:

http://www.animalpolitico.com/2013/08/emigran-27-millones-de-jovenes-al-ano-por-inseguridad-o-pobreza-onu/

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios