El estudiante de PrepaTec Diego Roel y la alumna Giselle Mendoza del Tec de Monterrey, han sido seleccionados para competir por el pase a final mundial de concurso de emprendedores

Un alto sentido de responsabilidad social y sustentable es lo que distingue a dos jóvenes estudiantes que, a su corta edad, impulsan proyectos que buscan generar un cambio en la vida de las personas y del medio ambiente.

Giselle Mendoza Rocha y Diego Roel Chapa, alumnos de Campus Monterrey y PrepaTec Eugenio Garza Sada, respectivamente, no conocen límites cuando de aportar al bienestar de la sociedad se trata.

Con tan solo 16 años, Diego ha desarrollado un arnés con sensores para que las personas invidentes puedan transitar seguros; por su parte, Giselle, con 20 años de edad, ha liderado un equipo para lograr el desarrollo de un plástico biodegradable amigable con el medio ambiente. Estos proyectos los llevaron a posicionarse en el primer y segundo lugar, respectivamente, de la etapa regional del Global Student Entrepreneur Awards (GSEA), llevada a cabo el 19 de enero en la sede Monterrey.

Este logro les permitirá ser parte de la etapa nacional del GSEA aquí en México, la cual se realizará en la Bolsa Mexicana de Valores el próximo 12 de febrero; el ganador representará a México en la final global a realizarse el mes de abril en Toronto, Canadá.

Tecnología que apoya a los ciegos

Diego Roel, alumno de PrepaTec

 

Fue a los siete años de edad cuando un día común paso a ser histórico en la vida de Diego Roel Chapa: él recorría los pasillos de un supermercado junto a su madre cuando vio a una mujer joven usando un andador. Fue ahí donde comenzó a cuestionarse cómo apoyar a todas esas personas que por alguna razón tienen que enfrentarse a situaciones que complican su andar, ya sea por problemas motores o visuales.

“Me di cuenta de todo lo que esas personas no podían hacer o tenían que dejar de hacer por su discapacidad y en ese momento me prometí hacer algo para cambiar sus vidas, que sean autónomos; fue hasta que tenía 15 años, en un concurso, que teniendo en cuenta mi promesa y después de saber que hay más de 300 millones de personas con discapacidad visual dije ‘tengo que hacer algo en este nicho’”, comentó el estudiante de segundo semestre de PrepaTec.

Desde los siete años y hasta hoy, Diego ha formado parte de una escuela de robótica en Monterrey donde ha impulsado su gusto por esta materia, tanto que ahora ya es maestro y comparte su pasión por la tecnología.

“En un concurso desarrollé el primer prototipo y decidí darle continuidad a la idea que ha tenido muchas evoluciones, ahora ya tengo a ‘Strap’ que es un arnés que es más discreto, estilizado, es como un chaleco muy funcional que detecta las distancias y hace un mapeo de lo que hay en un lugar y por un algoritmo de inteligencia artificial detecta si es un obstáculo o no, si es el caso que es un obstáculo le indica al usuario por medio de vibraciones si es que tiene algo y dónde lo tiene para que lo pueda rodear y moverse eficientemente”, detalló Diego.

Con este prototipo, ya consolidado como la empresa Strap Technologies, Diego obtuvo una beca en el concurso Spotlight de INCmty 2017 para formar parte de la Incubadora de Empresas del Tecnológico de Monterrey.

“Strap Technologies es una empresa enfocada a cambiar la vida de las personas con discapacidad, no solo la discapacidad visual, éste es el primer producto de la empresa recién fundada, pero tengo la visión de apoyar a más discapacidades”, compartió el alumno.

El desarrollo de este tipo de tecnología no es la única meta clara que tiene, sino el también cómo hacer accesible a quienes más lo necesitan.

“Quiero que ‘Strap’ llegue a la mayor cantidad de personas, no solo en México sino ser internacionales, y llevarlo a los países donde más se necesita, especialmente lugares de bajos recursos, tengo un programa de donaciones donde la gente que no tiene los recursos para pagarlo va a tener acceso a esto sin ningún problema, quiero que llegue a manos de todos los que lo necesitan”, afirmó.

Innovación para el medio ambiente

Giselle Mendoza, alumna LEC del Tec de Monterrey

 

Inquieta por dar respuesta a muchos de los problemas ecológicos que no solo atraviesa México, sino el mundo entero, Giselle Mendoza buscó desde los 14 años cómo aportar soluciones.

Investigación, mucho trabajo a prueba y error, la confianza e incondicional apoyo de sus padres, y, sobretodo, la inspiración por llevar a la realidad sus deseos de emprender, tuvieron respuesta, y hoy en día existe GECO, empresa dedicada a la creación de bioplástico a partir de restos de naranja, como principal materia prima.

Originaria de Zacatecas, pero con residencia en Durango hasta hace poco más de dos años que obtuvo la beca Líderes del Mañana, Giselle llegó al Tec para adentrarse en un ecosistema de desarrollo y espíritu emprendedor que la ha retado.

“Ver que de ese ‘nada’ que tenía, solo la idea en mi cabeza por atender las problemáticas y ya saber que estamos a un paso de cerrar la etapa de investigación y desarrollo, es una satisfacción muy especial porque sé que cada paso dado ha costado mucho sacrificio y esfuerzo”, señaló la alumna de Economía (LEC).

“De las muchas experiencias de vida que he tenido, como una fuerte crisis económica que me marcó, fue cuando determiné mi propósito de vida que trato de reflejarlo e imprimirlo en nuestro emprendimiento; de ese propósito de vida es que nació GECO y también que elegí mi carrera, porque soy una fiel creyente de que para poder transformar algo que no funciona primero necesitas entenderlo”, compartió.

“Cuando enfrentamos grandes problemas es cuando realmente sale a relucir por qué los inversionistas invierten más allá de la idea o del proyecto en el emprendedor: porque pase lo que pase, el emprendedor, aunque esté en el suelo se va a levantar y lo va a continuar”, agregó Giselle, quien también forma parte de la Incubadora de Empresas de la Institución al ganar una beca en el concurso Spotlight de INCmty 2017.

 

 

Campus:
Escuela:
Categoría: