Egresado de Ingeniería en Mecatrónica, con una maestría y doctorado por el MIT compartió su experiencia para alentar a los jóvenes a trabajar con perseverancia para alcanzar sus metas
Por Martha Mariano | campus Monterrey - 29/04/2021 Fotos ESPECIAL

La ciencia y la robótica siempre fueron su principal motivación cuando era joven, aseguró el EXATEC Fernando Mier-Hicks, quien formó parte de la misión MARS 2020 de la NASA.

Egresado de Ingeniería en Mecatrónica por el Tec de Monterrey, antes de llegar a la NASA, Fernando, tuvo que trabajar arduamente desde que era estudiante para alcanzar sus metas.

“Desde el primer semestre tenía en mente que quería hacer un posgrado en el extranjero esto porque sabía que en México para lo que yo quería hacer, que era desarrollar tecnología de impacto, no iba a ser el mejor lugar”, afirmó.

 

Fernando Mier Hiecks, NASA
El EXATEC compartió parte de su experiencia profesional con alumnos en una sesión virtual llevada a cabo el pasado 28 de abril en la iniciativa de la EIC, Curiosity Lab.

 

Para conseguirlo Mier-Hicks tuvo que dedicar buena parte de su carrera profesional a prepararse y tener la experiencia necesaria para poder ser aceptado en un posgrado.

“Uno de los requisitos para hacer el posgrado era tener un excelente currículum, esto se logra a través de estancia de investigación, las cuales hacía cada verano.

“La primera vez que apliqué para una estancia de investigación no me aceptaron en ninguna y fue un golpe algo fuerte, pero usas ese mismo empeño para ponerte las pilas y aplicar de nuevo”, dijo.

“Uno de los requisitos para hacer el posgrado era tener un excelente currículum, esto se logra a través de estancia de investigación, las cuales hacía cada verano. 

 

Camino a las estrellas

El EXATEC actualmente trabaja en el Jet Propulsion Laboratory (JPL), donde se planeó la misión Mars 2020.

Esta misión tenía el objetivo de crear simuladores y probar un brazo robótico de la Perseverance, un rover que aterrizó en el planeta Marte el año pasado.

Además, hace tan solo un par de semanas se sumó  al lanzamiento del Ingenuity un dron incluido en este mismo explorador.

Para alcanzar esta hazaña el ingeniero mecatrónico primero debió embarcarse en un análisis de auto descubrimiento cuando era tan solo un adolescente.

“Recuerdo que lo que me detonó el estudiar la ingeniería fue que un día en la secundaria un amigo llevó una máquina de toques no era de esas muy complicadas.

“Pero yo estaba muy interesando saber cómo un alambre enrollado de una forma especial me está dando toques y si lo enrollaba de otra forma ya no me daba toques”, explicó.

 

Descubriendo su vocación

Esta curiosidad lo impulsó a seguir involucrándose en temas relacionados a la ingeniería y las ciencias, pero un accidente lo llevaría definir cuál sería su carrera profesional.

“Cuando estaba joven me volví más curioso y comencé a meterme más en la química inventando motores-cohete.

“Pero uno de estos motores me ocasionó un accidente en la mano que me tuvo casi una semana en el hospital, después de eso me moví a cosas más seguras como la electrónica, detalló.

 

Fernando Mier Hiecks, EXATEC en charla Curi

 

Un sueño hecho realidad

Actualmente, Fernando cuenta con una maestría y doctorado en Ingeniería Aeroespacial en el Massachusetts Institute of Technology (MIT).

“Un amigo fue quien me compartió la convocatoria para ser parte de una estancia en el MIT en el laboratorio de propulsión espacial, de no ser por eso yo no estaría donde estoy, me cambió la vida”, reconoció.

Cinco años después de haber egresado del Tec de Monterrey y con 27 años el EXATECC comenzaría uno de los caminos más definitorios de su vida profesional, buscar trabajo.

“Después de terminar mi doctorado comencé a buscar empleo aquí en Estados Unidos porque era lo que yo quería hacer yo estaba muy enfocado en el área aeroespacial y fue allí cuando me aceptan en la NASA”, puntualizó.

 

Sacrificios que valen la pena

Estar lejos de la familia es uno de los mayores sacrificios que me ha tocado vivir para estar donde estoy, pero es algo que vale totalmente la pena, expresó Fernando.

“Lo que más me gusta de trabajar en la NASA es el impacto que tienen estas misiones que son hechos históricos y que estamos ayudando a la humanidad al ser exploradores.

Dijo sentirse orgulloso de su alma máter ya que considera que el Tecnológico de Monterrey fue un gran aliado en su búsqueda por ser profesional exitoso.

“El Tec con todos sus convenios y programas que tienen con todos los países universidades y laboratorios es algo que muy pocas otras universidades tienen”, señaló.

Con información de Mauricio Aguilar
 

SEGURAMENTE QUERRÁS LEER TAMBIÉN:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría: