A 45 años de su fallecimiento, los ideales del fundador del Tecnológico de Monterrey permanecen más vigentes que nunca
Por Redacción CONECTA - 17/09/2018

Por Redacción CONECTA | Campus Monterrey

Don Eugenio Garza Sada se caracterizó por ser un nombre -y un hombre- que luchó por la justicia social, el progreso, el respeto a la dignidad humana y un gran sentido visionario.

Él sembró las bases para el desarrollo de un mejor País al forjar el Tecnológico de Monterrey, un 6 de septiembre de 1943.

En el marco de su aniversario luctuoso, falleció el 17 de septiembre de 1973, su recuerdo y legado aún siguen vigente. A continuación, se presentan algunos de los sucesos más importantes en su vida.

Fundador del Tec

Todo comenzó cuando un 14 de julio de 1943, convocados por Don Eugenio Garza Sada, entonces director de Cervecería Cuauhtémoc, un grupo de empresarios y profesionistas regiomontanos constituyeron Enseñanza e Investigación Superior A. C.

Su propósito era operar una institución particular de enseñanza del más alto nivel académico.

Se buscaba aportar, desde luego, una contribución al fomento de la ciencia, la tecnología y la cultura nacional.

Fue el 6 de septiembre del mismo año cuando, en una casona ubicada en la calle Abasolo Oriente No. 858, en el Centro de la ciudad de Monterrey, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) inicia sus actividades.

Don Eugenio Garza Sada
Don Eugenio Garza Sada reunió a un grupo de empresarios para fundar el Tecnológico de Monterrey.

En lugar de los 150 alumnos que se esperaban para iniciar las clases, llegaron 350, ello hizo que la vieja casona de Abasolo fuera insuficiente.

Hubo de conseguirse sobre la marcha un nuevo local adicional y fue éste el tercer piso del antiguo edificio del Banco de Nuevo León, en Morelos y Parás.

Más tarde, hubo de obtenerse otro local más y otro más, y otros hasta finalmente, en 1947, pasar a ocupar el primero de los edificios -Aulas 1- que se construyó del conjunto que forma el ahora grandioso recinto universitario del Campus Monterrey.

A partir de ese entonces, el Tecnológico de Monterrey es uno de los sistemas universitarios más importantes de Latinoamérica, cuenta con 26 campus en México y sedes en diferentes partes del mundo, así como Tec Milenio, otro sistema educativo, y TecSalud.

También, ha adquirido prestigio a nivel internacional, demostrado a través de diferentes rankings globales, donde cada año ocupa posiciones más altas en la lista.

 LEE TAMBIÉN: Rinden homenaje a Don Eugenio Garza Sada en campus Monterrey

Hombre visionario

Como un líder visionario, comprometido con el desarrollo de su comunidad y siempre preocupado por las personas que lo rodeaban, es recordado Don Eugenio Garza Sada, quien fundó el Tecnológico de Monterrey con un grupo de empresarios.

Las obras que realizó durante su vida aún perduran y sus acciones y forma de ser se han convertido en un ejemplo e inspiración para los demás.

La huella de Don Eugenio trasciende a través del tiempo y se mantiene vigente en las nuevas generaciones.

Don Eugenio Garza Sada nació el 11 de enero de 1892, fue el cuarto de ocho hijos que procrearon sus padres Isaac Garza y Consuelo Sada, quienes provenían de familias de tradición empresarial, lo que permitió que se desarrollara en un ambiente propicio para ser testigo y, posteriormente, protagonista de lo que fue el exitoso proceso de expansión industrial, económica y educativa de Monterrey.

Don Eugenio Garza Sada
Don Eugenio fue un líder destacado en el País por buscar el desarrollo de su comunidad.

Una de las etapas que marcarían la vida de Don Eugenio fue el año de 1913, cuando debido a los conflictos políticos en los que se encontraba México, su familia dejó el País para buscar refugio en el exilio norteamericano, en donde Don Eugenio trabajó como dependiente de una tienda y acomodador en un cine.

En tierras norteamericanas, Don Eugenio estudió la escuela preparatoria en la Western Academy y posteriormente la carrera de Ingeniero Civil en el Instituto Tecnológico de Massachussets (MIT).

En su regreso a México, en 1917, comenzó a trabajar en la Cervecería Cuauhtémoc. Detrás de cada máquina, mesa o ventanilla de servicio, veía al ser humano que las atendía; así, su trato con sus colaboradores y empleados fue amable y cercano.

Su primer puesto en Cervecería Cuauhtémoc fue el de auxiliar del Departamento de Ventas, dicha fábrica había sido iniciada por su padre, don Isaac Garza, junto con otros empresarios de la época. Ahí fue ocupando, sucesivamente, puestos de mayor responsabilidad.

Don Eugenio fue un incansable defensor de la empresa privada y de la libertad de emprender.

Se casó en 1921 con Doña Consuelo Lagüera Zambrano, y posteriormente nacieron sus ocho hijos, quienes, junto con Doña Consuelo, ocuparon siempre el primer lugar en las prioridades de Don Eugenio.

Don Eugenio Garza Sada

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios