Conocido como el ‘gran humanista’ el ingeniero Juan Antonio González-Aréchiga fue reconocido por la Asociación de Maestros Eméritos por su trayectoria profesional y personal.
Por Martha Mariano | campus Monterrey - 12/02/2020

Por sus destacados resultados académicos, su liderazgo, además de su espíritu humanista, Juan Antonio González-Aréchiga, ex profesor del campus Monterrey e impulsor del pensamiento científico, fue reconocido con la presea Carlos Duhne Reinert

Carlos Duhne fue miembro fundador y el primer presidente de la asociación, ingresó al Tecnológico de Monterrey en 1944. 

Instituido por la Asociación de Maestros Eméritos -AMETEC- del Tecnológico de Monterrey este galardón fue otorgado al ingeniero González Aréchiga por su mérito profesional y docente, el pasado 29 de enero en el campus Monterrey.

Durante la ceremonia David Garza, Rector del Tecnológico de Monterrey, reconoció el impacto que ha tenido la labor de González-Arechiga en la comunidad del Tec y la sociedad neoleonense.

“Que orgullo para el Tec y para Nuevo León haber tenido a una persona que tanto ha impactado a miles de vidas con las palabras que ha mencionado, los consejos que ha dado y con iniciativas que ha comenzado”, compartió.

Juan Antonio González-Aréchiga se recibió como Ingeniero Mecánico Electricista en el año de 1952, en el Tecnológico de Monterrey.

Fue premiado con Mención Honorífica y con la Mención Honorífica del Consejo (presea que por primera vez se entregaba en el Tecnológico) reconociendo su preocupación por lo social y por la cultura.

“Creo que en la historia de las instituciones hay personas, hay personajes y hay íconos, yo considero al ingeniero González-Aréchiga, precisamente uno de esos íconos del Tecnológico de Monterrey”, agregó el rector.

Ingeniero González Arechida recibiendo presea Asociación de Maestros Eméritos
La Asociación de Maestros Eméritos del Tecnológico de Monterrey se fundó en 1980 con el ímpetu de un grupo de profesores, quienes buscan mantener su sentido de pertenencia a la institución a través de un vínculo formal de amistad, reflexión y convivencia.

Por su parte Roxana Cárdenas Esparza, Presidenta de la AMETEC, comentó que González-Aréchiga se hizo acreedor a este reconocimiento por ser un hombre que ha dado un gran ejemplo de congruencia entre su filosofía y su actuar.

"Él siempre ha sido para mí una gran inspiración, hombres como él representan lo mejor de nosotros mismos y espero de todo corazón que su legado perdure y continúe siendo fuente de inspiración para las nuevas generaciones", compartió.

En su trayectoria profesional, además ha recibido numerosos reconocimientos entre ellos:

  • Caballero de San Gregorio Magno (1983)
  • Académico de Número de la Academia Mexicana de Ingeniería (1991)
  • Medalla al Mérito Cívico por el estado de Nuevo León en el área de Humanidades (1995)
  • Doctorado Honoris Causa por la Universidad Popular Autónoma de Puebla (1995)

Uno de los proyectos mas significativos en la trayectoria del ex profesor fue la Universidad Mexicana del Noreste, institución educativa que fundaría 1976.

Así lo expresó durante la ceremonia Gerardo Garza Treviño, profesor de Estudios Humanísticos, quien recordó algunos principios bajo los que el ingeniero Aréchiga guiaría dicha institución.

“La UMNE transformó la vida de quienes tuvieron oportunidad de transitar por sus aulas.

Buscaba la formación de la persona como ser capaz de buscar la verdad dentro de sí y en el ambiente que la forma y la rodea”, compartió.

Antonio González Aréchiga fue acompañado por familiares y amigos
Durante la ceremonia el ingeniero Alfonso Sánchez, a nombre de todos los profesores, dirigió unas palabras a González Aréchiga a quien reconoció como una persona con valores como la generosidad, altruismo y la ayuda desinteresada al que más lo necesita.

Por su parte Aurora Vignau, presidenta de la Cruz Roja Monterrey, reconoció a González-Aréchiga como una persona entregada a la vocación docente.

“El ingeniero es un maravilloso líder que supo transformar el ejemplo a cientos de alumnos del Tec y que, a través de una acción de ingeniería humana desarrolladora de talentos, impactó a miles de personas y familias que seguimos transmitiendo ese legado”, afirmó.

Finalmente, el profesor Alfonso Sánchez agradeció al académico por su legado y entusiasmo puesto diariamente en sus actividades con una filosofía personal inquebrantable.

“Muchas gracias por todo lo que le enseñaste a la gente que no sabía y muchas gracias, Toño porque tú eres de las rarísimas personas que aprovechó la fama para el bien de los demás”, dijo.

Trayectoria González Aréchiga

 

TAMBIÉN DE PUEDE INTERESAR LEER:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Etiquetas:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios