Amigas y colegas de profesora y escritora rinden homenaje póstumo y hablan sobre su impacto en el Tec de Monterrey
por Luis Mario García - 17/10/2018

Luis Mario García | campus Monterrey

Una mujer alegre, crítica, que siempre generaba conciencia en sus alumnos, buena amiga y mejor madre, así fue recordada Rosaura Barahona, profesora del campus Monterrey por casi 30 años, en su homenaje póstumo.

Sus amigas y colegas Margarita Prieto, Dora Esthela Rodríguez, Ana Porthnoy, Inés Sáenz y Gerardo Puertas, relataron sus anécdotas y recuerdos que vivieron junto a la también editorialista en diferentes medios de la ciudad.

El evento se llevó a cabo en Cintermex dentro de la Feria Internacional del Libro, en el marco del primer aniversario luctuoso de Barahona, quien falleció el 21 de octubre del 2017.

La voz que falta

La voz crítica de Barahona en temas complejos es una que se extraña en la ciudad, destacó Inés Sáenz, decana de la Escuela de Humanidades y Educación (EHE).

Nos hace mucha falta Rosaura, pienso en estos momentos en que vivimos, momentos que estoy segura Rosaura nos hubiera ayudado a tener más luz”, expresó Sáenz ante hijos, familiares y amigos de Barahona.

Ella era una voz crítica, justa, concernida, empática, una voz inteligente y sensible, pero también era una voz ecuánime. Cuando ella hablaba de temas delicados era una voz ecuánime, pero era objetiva, que hería muchas susceptibilidades porque lo que ella decía nos forzaba a pensar, a abrir nuestro criterio”, añadió.

Rosaura

La doctora conoció a Rosaura por primera vez como alumna, y le extrañó que en una ocasión les encargó leer una novela de Corín Tellado en la revista Vanidades, lo cual entendió después.

Nos explicó que solamente se puede entender una gran obra literaria y la maestría en el lenguaje si uno ha leído mucha basura. Eso fue lo que nos ayudó a apreciar una obra literaria. Era una maestra divertida que nos abría la cabeza”, recordó.

Amiga, profesora y líder inolvidable

Margarita Prieto conoció a Rosaura Barahona en 1972 cuando ambas estudiaban la maestría en el campus Monterrey, y desde ese momento estrecharon un lazo de amistad irrompible.

En esa clase la sentimos amiga y compañera cercana y sensible, sabíamos de su reconocimiento y experiencia, pero ella nos regaló su amistad sin arrogancia”, señaló la ex profesora por 13 años de la Institución.

En su paso como docente de clases como literatura y guionismo por más de 25 años, Rosaura tocó la vida de muchos alumnos, señaló Dora Esthela Rodríguez, quien convivió con la homenajeada en el Departamento de Humanidades.

Todos ellos se enriquecieron por los temas de su cátedra, por los temas que incluía fuera en base a obras literarias o temas de vida que incluía en sus cátedras”.

No dudo en señalar que para muchos de ellos Rosaura fue una maestra que marcó un cambio en la percepción de estos jóvenes en múltiples temas, e hizo que sus vidas tuviesen más significado y tomaran mejores decisiones”, dijo.

También recordó las reuniones de navidad con un grupo de amigas en las que se realizaba un intercambio de regalos de broma, y quien recibía el más ingenioso obtenía un muñeco de barro bastante peculiar, el cual debía exhibir en su oficina; esto reflejaba la capacidad de gozo de Rosaura, indicó Dora Esthela.

Rosaura
Al homenaje póstumo asistieron hijos y familiares de Rosaura Barahona. 

Trabajar bajo su liderazgo representaba una aventura apasionante llena de retos y retribuciones, mencionó Ana Porthnoy, quien fue profesora de la Institución por 16 años. 

Depositó su entera confianza en cada uno de sus colegas, sin temer que alguno destacara y opacara, sino todo lo contrario, los éxitos y los logros de los demás los festejó con sinceridad, como si fueran propios”, manifestó.

Sus columnas editoriales en los periódicos El Porvenir y El Norte expresaban una gran lucidez que necesita actualmente Monterrey, detalló Gerardo Puertas.

“Era imposible no quedar cautivado por la amplitud de su conocimiento, la hondura de su reflexión, la valentía de su expresión”, mencionó el profesor de la Facultad Libre de Derecho, quien conoció a Rosaura cuando ambos escribían columnas para El Porvenir.

La amplitud del registro de su voz era capaz de escalar lo mismo hacia las cumbres de la expresión literaria que de profundizar en los sentimientos más recónditos del ser humano, pasando por la denuncia vertical y valiente de la corrupción de la clase política y la soberbia de la élite social”, agregó.

Inés Sáenz anunció que también se realizará un homenaje a Barahona en el Tecnológico de Monterrey.

Agradecen legado de Rosaura Barahona 

RosauraRosaura

RosauraRosaura

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios