Profesor del Tec de Monterrey especialista en asuntos internacionales señala que ambos presidentes fueron diplomáticos, se elogiaron mutuamente y no tocaron temas polémicos; hace un análisis de la visita
Por Zidane Zeraoui | campus Monterrey - 10/07/2020

Zidane Zeraoui es profesor de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tec de Monterrey.

El encuentro en Washington, el pasado 8 de julio, entre el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, y su homólogo norteamericano, Donald Trump, suscitó muchos comentarios. 

Desde elogios por parte de los seguidores de la 4T hasta acerbas críticas de sus detractores y comentarios escépticos de los analistas, incluyendo él que escribe.

Tanto López Obrador como Trump han mostrado una diplomacia fina, con elogios mutuos y sin tocar los temas espinosos, enfocándose a agradecimientos recíprocos y a las cuestiones comerciales.

Obviamente, si el inquilino de Palacio Nacional salió muy bien librado, todo no ha terminado, porque en política …todo puede pasar.

LAS GANANCIAS

Las palabras suaves y respetuosas del líder norteamericano hacia los mexicanos, fueron la antesala del encuentro al siguiente día con los representantes de la comunidad hispana (60 millones en Estados Unidos según sus propios declaraciones). 

Esto para firmar la Executive Order on the White House Hispanic Prosperity Initiative para “incrementar el acceso a los hispanoamericanos a las oportunidades educacionales y económicas” y agradecer a las “generaciones de hispanos que constituyen diferentes orígenes y culturas y (que) han contribuido a construir una América fuerte y próspera. Sus contribuciones colectivas continúan un legado de inspiración que es una parte apreciada de la experiencia estadounidense”.

Estamos lejos de los mexicanos “asesinos y violadores” del inicio de su mandato.

Con la orden ejecutiva firmada el 9 de julio, el presidente norteamericano mostró rápidamente su principal interés en el encuentro con el líder mexicano: atraer el voto latinoamericano que representa, según sus propias palabras, a más del 18% de la población total.

Una decisión que puede minar la ventaja actual de Joe Biden y en particular el voto hispano que era esencial para los demócratas.

Por su parte, AMLO fue elogiado como ningún otro jefe de Estado lo había sido por parte de Donald Trump, ni siquiera sus más cercanos aliados como Boris Johnson o Bolsonaro por ejemplo.

Pero no solamente para él, sino para toda la comunidad mexicana que fue tratada con respeto y enaltecida cuando hacía pocas semanas atrás era denigrada.

LA ECONOMÍA PRIMERO

Aunque todavía existe algún descontento, es claro que López Obrador logró “un milagro” como lo escribió un comentarista, previamente muy crítico hacia el presidente mexicano porque AMLO se enfocó a “mirar a largo plazo, fijarse en lo realmente importante: profundizar la integración económica regional para crear empleos y dar bienestar a los mexicanos, más allá de las veleidades”.

Este éxito se logró también gracias a la embajada de México en Washington, que logró eliminar los puntos de fricción de la agenda bilateral como la no presencia de periodistas en el encuentro, intercambio de regalos, conocimiento previo de la lista de los invitados, etc.

La presencia de 10 de los más importantes empresarios mexicanos con sus contrapartes estadounidenses muestra que el presidente no fue a Washington para polemizar con su homólogo norteamericano sobre la construcción del muro o la decisión de suspender el DACA (Acción Diferida para los Llegados en la Infancia, en inglés).

Fue para agradecer su apoyo en las acciones contra el COVID-19 y frente a las exigencias de la OPEP de reducir la producción de crudo de México.

De hecho, al siguiente día, el canciller Marcelo Ebrard anunció que México y Estados Unidos trabajarán juntos para encontrar una vacuna contra el Coronavirus que cobró más de 135 mil muertes en el país del norte y 33 mil ,526 en el nuestro al corte del 9 de julio.

Si todo ha salido hasta ahora sin contratiempos ni fuertes ataques, salvo algunas críticas, inclusive de los propios morenistas por “traición a los ideales de la izquierda”, se debió a las acciones tomadas en Washington, por parte de la embajada mexicana, de eliminar cualquier riesgo y en México de una campaña de apoyo a la decisión presidencial.

Sin embargo, en política…nada está escrito, y podemos temer que, en pocos días o semanas, el presidente norteamericano publiqué un tweet difamatorio o tal vez sería hasta pasando las elecciones de noviembre cuando ya no requiera el voto latino.

En política…todo puede pasar…

El Dr. Zidane Zeraoui es especialista en Política Internacional con especial énfasis en Medio Oriente y en los nuevos actores de las Relaciones Internacionales. 

Ha sido coautor de más de diez libros sobre Relaciones Internacionales, ha publicado más de 33 artículos en revistas especializadas y más de 240 artículos en diarios y revistas no especializadas. E-mail: zeraoui@tec.mx.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR LEER:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios