La Escuela de Ingeniería y Ciencias del campus Monterrey recibe donación de un automóvil y fortalecerán con él la formación académica sobre sostenibilidad
Por MARLENE GONZÁLEZ | CAMPUS MONTERREY - 11/08/2021

Con el fin de inspirar y fomentar una conciencia sustentable entre estudiantes, la Escuela de Ingeniería y Ciencias (EIC) del campus Monterrey recibió la donación de un vehículo eléctrico.

Se trata de un Volkswagen Sedán, el cual fue brindado por iniciativa de Antonio Treviño y su hijo Diego Treviño, quienes hace 5 años comenzaron a convertirlo en un automóvil sustentable.

Ahora, tanto donantes como comunidad de la EIC, buscan con este carro que alumnos innoven en prácticas sostenibles aplicadas en la rama automotriz para contribuir al medio ambiente.

“Lo hicimos en un tema de conciencia, de buscar no contaminar. Lo hacemos con una de las mejores intenciones para que salga el próximo Elon Musk del Tec.

“Qué padre poder contribuir en los chavos. Esto los va a impulsar muchísimo. El Tec enseña y hace que la gente aprenda enseñando y esto va a ayudar”, dijo Antonio.

 

El Volkswagen Sedán se entregó a la Escuela de Ingeniería y Ciencias el pasado 2 de agosto a las 18:00 horas en el estacionamiento del edificio de Rectoría.
El Volkswagen Sedán se entregó a la Escuela de Ingeniería y Ciencias el pasado 2 de agosto a las 18:00 horas en el estacionamiento del edificio de Rectoría.



Durante la entrega del auto, José Alfredo Galván, director de División de la EIC en Región Monterrey, indicó que este donativo inspirará a estudiantes hacia un mundo más sustentable.

“Vamos a retar a los alumnos para que aprendan más de Electromovilidad. Traemos iniciativas para alumnos del Tec20 con proyectos integradores para un cierre extraordinario; y para el Tec21 estarán enfocados a la concentración del sector automotriz enfocado a generar valor humano, tecnológico, ambiental y social.

“(Esto) para incentivar una extraordinaria conciencia sustentable en los muchachos en ese florecimiento humano que necesitamos trabajar. Parte de ese trabajo es el ADN de la sustentabilidad, que está puesto en la planeación 20-25 (del Tec)”, comentó Galván.

El directivo también agradeció a Antonio Treviño e hijo por la donación del Volkswagen con el que, señaló, se motiva a las nuevas generaciones para tener un mundo libre de humo.

Un elemento de aprendizaje dentro de los retos del Modelo Educativo Tec21 y planes anteriores es lo que representó para Eduardo González, director del Departamento de Mecánica y Materiales Avanzados en Región Monterrey, el auto eléctrico.

"Vamos a retar a los alumnos para que aprendan más de Electromovilidad. Traemos iniciativas para alumnos del Tec 20 con proyectos integradores para un cierre extraordinario; y para el Tec 21 estarán enfocados a la concentración del sector automotriz enfocado a generar valor humano, tecnológico, ambiental y social".- José Alfredo Galván

 

José Alfredo Galván, director de División de la EIC en Región Monterrey, y Eduardo González, director del Departamento de Mecánica y Materiales Avanzados en Región Monterrey.
(De izq. a der.) José Alfredo Galván, director de División de la EIC en Región Monterrey, y Eduardo González, director del Departamento de Mecánica y Materiales Avanzados en Región Monterrey.



“Es un gran donativo. El primer reto que le pondremos a los estudiantes (con este auto) va a ser en mejorar la autonomía, cuánto puede andar con una carga determinada, qué hacer para que cada vez circule por más tiempo y kilometraje. Ese va a ser el principal reto para Tec21.

“Con muchachos de planes anteriores tenemos asociaciones estudiantiles que trabajan el tema automotriz. Esto será para ellos una inyección de aire fresco. La intención de personas como el señor Treviño nos compromete a hacer conciencia de disminuir la carga de dióxido de carbono en el planeta”, señaló González.

Además, el director agregó que este tipo de donativos deben impactar en una amplia gama de los estudiantes de preparatoria, profesional y posgrado del Tecnológico de Monterrey.

“A los muchachos los vamos a poner a armar y desarmar; que aprendan a trabajar con los otros. Un gran agradecimiento enorme (a Antonio) por esto que haces”, dijo el también doctor.

 

V8 LH: el vocho eléctrico

Cuando en 2015 adquirió el Volkswagen Sedán para enseñarles a manejar a sus hijos, Antonio Treviño, de 51 años, se preguntó: “¿Y si lo convierto en eléctrico?”

 

El “V8 LH”, nombre del Volkswagen Sedán se encuentra en el Laboratorio de Ingeniería Mecánica del campus Monterrey.
El “V8 LH”, nombre del Volkswagen Sedán se encuentra en el Laboratorio de Ingeniería Mecánica del campus Monterrey.



Desde allí, el egresado de la PrepaTec se embarcó en el proyecto junto a su hijo Diego, quien está por comenzar su primer semestre de carrera en Finanzas, en campus Monterrey.

“En febrero de 2017 nos fuimos a (Ciudad de) México a capacitarnos en un curso de conversiones. Todo ese año fue convertirlo; se nos quemaron cosas, se nos dañó un motor. Hubo momentos en que decía ‘¿Por qué me metí en esto?’

“Ya le había quitado el motor de combustión, ¡imagínate! El vocho se podía regresar, pero pensaba ‘hay que darle para adelante’. Finalmente lo logramos”, compartió el señor Treviño.

Este automóvil eléctrico cuenta con una autonomía de 35 kilómetros, un banco de batería de 8 mil watts, es decir, que su carga dura hasta 8 horas y consume en dinero cerca de 25 pesos.

Lo único mecánico, comentó Antonio Treviño, es la transmisión y los elementos propios del Volkswagen.

 

Antonio Treviño y Diego Treviño.
(De izq. a der.) Diego Treviño y su papá Antonio Treviño fueron los donantes del "V8 LH".



“¿Por qué Volkswagen? Porque mecánicamente es lo más fácil. No tiene nada electrónico, pero hay conversiones que te permiten tener transmisión automática, clima, asistencia en volante y creo que son retos que se pueden ir metiendo”, comentó Antonio.
 

Agradecen oportunidad

Ante la donación del auto, el señor Treviño y su hijo invitaron a maestros y jóvenes a crear conciencia sobre el aprovechamiento de las energías sustentables.

“Saquen el máximo esfuerzo. Están en una de las mejores instituciones de Latinoamérica. Sé que le van a sacar el mayor de los provechos.

“Quiero agradecerles la oportunidad de recibirlo (el auto). Más allá de ser una institución que genera líderes, genera conciencias y quien va a mover a México”, señaló Antonio.

Diego Treviño, de 18 años, comentó que, desde su perspectiva como próximo alumno, el V8 LH es una oportunidad para los estudiantes de obtener aprendizajes a través de la práctica.

“El proceso en el que estuve fue mucho trabajo en equipo, ponerse horario, seguir reglas y mantener el enfoque. Es una oportunidad para que alumnos y maestros se motiven a buscar personas que quieran este tipo de prácticas y saquen lo mejor de ellas”, dijo el joven.

Mediante su página web Libre de Humo, Antonio Treviño ha publicado la cronología de lo que fue el proceso de conversión del Volkswagen Sedán a un automóvil eléctrico, entre otros.


SEGURAMENTE QUERRÁS LEER TAMBIÉN:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría: