El ambiente mundialista se vivió con intensidad en distintos puntos del campus a los que acudieron alumnos, profesores y colaboradores para seguir el partido de México contra Suecia, decisivo para definir la permanencia del Tri en el Mundial Rusia 2018
por Lorena Morales - 27/06/2018

Lorena Morales | Campus Monterrey

¡Corea! ¡Corea! ¡Corea! era el grito que le daba esperanza a México en los últimos segundos del partido que disputaba con Suecia y que ya perdía con tres goles en contra.

Pero como buenos mexicanos, alumnos, profesores, directivos y colaboradores del Tecnológico de Monterrey, en Monterrey, no dejaron decaer el ánimo y celebraron como propios los dos goles que los coreanos le propiciaron a los alemanes, quienes jugaban simultáneamente.

La combinación de resultados le permitió al Tri, a pesar de esta derrota contra Suecia, pasar a octavos de final y seguir con el sueño de seguir avanzando en este Mundial de Rusia 2018. El triunfo inesperado de Corea sobre Alemania mandó a casa a la selección que se había coronado campeona del mundo en 2014.

La emoción se vivió desde tempranas horas en diversos espacios del campus Monterrey: el Centro Estudiantil proyectó el juego en tres pantallas gigantes; Centrales fue otro de los puntos de reunión que lució a su máxima capacidad; mientras que en el Jubileo los comensales también siguieron a detalle las jugadas del partido.

El ambiente mundialista se hizo presente este 27 de junio en el Tec y por poco más de 90 minutos, los libros, proyectos, tareas y diversas actividades tuvieron una pausa para dar paso al apoyo incondicional a la Selección Mexicana que disputó este partido en la Arena Ekaterimburgo.

Portando camisetas del Tri, algunos hasta con pelucas y sombreros tricolores, los integrantes de la Comunidad Tec celebraron con gritos y aplausos durante el primer tiempo las atajadas del portero mexicano Guillermo Ochoa, las llegadas de jugadores como Carlos Vela a la portería de Suecia y se aliviaron cuando un posible penal en contra de México fue descartado.

Pero el segundo tiempo fue otra historia. El jugador sueco Ludwig Augustinsson logró anotar en el minuto 49 poniendo la ventaja de 1-0, pero aun así el apoyo y los ánimos continuaron. Luego 10 minutos después se marcó un penal a favor de los suecos que fue cobrado por su capitán Andreas Granqvist, logrando ampliar la ventaja 2-0 sobre el equipo mexicano.

Para el minuto 73, en un saque de banda el jugador mexicano Edson Álvarez cometió un error que terminó en autogol para darle una clara ventaja a Suecia, que en ese momento parecía acabar con el sueño de todo México.

Fue entonces cuando las combinaciones posibles de resultados empezaron a importar. Aunque parte de la audiencia en los distintos puntos del campus con la transmisión del juego aún seguía las acciones del conjunto mexicano que intentaba por lo menos hacer una anotación, las laptops y celulares comenzaron a sintonizarse con la señal del partido de Corea y Alemania.

El primer gol de los coreanos al minuto 89 hizo estallar de emoción a todos, y qué decir del segundo marcado al minuto 97 que fue celebrado como si fuera propio.

A pesar de la derrota de la Selección Mexicana en este juego, sus triunfos anteriores ante Alemania y Corea la ubicaron en la segunda posición del grupo F, obteniendo así el pase a octavos de final en esta Copa del Mundo, lo cual se celebró en todo el Tec.

Categoría:

En Nuestros Otros Medios