Una mezcla de danza, teatro, música e historia, trasladaron a la comunidad Tec, del campus Monterrey, al México de 1850 con la puesta en escena “Radio Raíces XHNL”
Por Evelyn Fierro y Jorge Ramírez - 18/09/2018

Por Evelyn Fierro y Jorge Ramírez | StoryTellers Monterrey

Un espectáculo de polkas de Nuevo León y la interpretación de una radionovela mexicana de 1850 convirtieron este fin de semana al Auditorio Luis Elizondo en un escenario de ritmos, baile, teatro, alegría y nostalgia.

Con la historia del bandido Agapito Treviño, alias “Caballo Blanco”, desarrollada en el Monterrey de 1850, el público disfrutó de la escenificación de una radionovela, mágico género que permitió trasladarse a lugares y situaciones de la época.

La puesta en escena fue acompañada con polkas nuevoleonesas interpretadas por el grupo de danza folklórica “Raíces” y complementada con música en vivo por parte de estudiantes del Tec de Monterrey.

Raices
Este año, el espectáculo Raíces rindió tributo a las radionovelas de los años 50.

En tributo a los programas de variedades de la década de los 50's transmitidos por la radiodifusora XHNL, la puesta en escena fue dirigida por Eloísa Hernández y con un guion adaptado por Rubén González, Armando Santillán, Jacob Rivera y Marcelo González.

Alrededor de 150 alumnos del Tec realizaron la puesta en escena, del 14 al 16 de septiembre, con motivo del 75 Aniversario del Tec y el 208 aniversario de la Independencia de México.

Se contó con la participación de 77 bailarines pertenecientes a los grupos Raíces y Alegría, 14 actores, 10 cantantes, 22 músicos y 26 de staff, quienes participaron para lograr el éxito de este espectáculo.

Una gran historia de los 50’s

Juan Jaime Gutiérrez "El Conde de Agualeguas" fue el responsable de narrar la sección “Relatos de nuestra tierra” en donde contó la historia del personaje Agapito Treviño “Caballo blanco”, un bandido que se dedicaba a realizar fechorías, recordado por haberse fugado de prisión en más de una ocasión.

Fusilado en 1854 y sepultado en el cementerio que estaba junto a la catedral de Monterrey, Agapito Treviño gustaba de humillar a sus víctimas haciéndolas bailar al ritmo de una armónica tocada por uno de sus cómplices.

Raices
Agapito Treviño era un bandido que robaba, pero ayudaba al pueblo.

La historia de “Caballo Blanco” desarrollada en el Monterrey de 1820 a 1850, fue acompañada con polkas nuevoleonesas interpretadas por el grupo de danza folklórica “Raíces” y complementada con música en vivo por parte de estudiantes del Tec de Monterrey.

Durante la historia de Agapito Treviño hubo algunos “cortes comerciales”, que buscaban escenificar algunos anuncios publicitarios de los años 50´s y 60´s.

“Burbujita de Sal de uvas Picot”.
“Burbujita de Sal de uvas Picot”.

Entre ellos, destacó el número de “Burbujita de Sal de uvas Picot”, que produjo nostalgia en la audiencia más adulta, en donde cinco actrices que vestían prendas de la época y lucían colores brillantes, coreografiaron el famoso comercial de los 60’s.

Así como “Los Tres movimientos de Fab”, anuncio publicitario de un detergente de la época que describía con baile y música el proceso tradicional de lavado de ropa: enjuagar, tallar y tender.

Otra sección del programa de variedades fue el “Concurso de aficionados” donde dos cantantes solistas interpretaron los temas “El Reloj” y “Cien años”, concurso en el cual el público fue el encargado de decidir al ganador por medio de aplausos.

La danza y la música, un extraordinario complemento

En una fiesta de faldas doradas, azules, floreadas, estampadas y lisas; camisas de flecos, con cuadros y muchos sombreros, los bailarines salían al escenario para interpretar en un perfecto compás con la música las tan bellas polkas como “La Evangelina”, “La Varsoviana”, “La Cápsula”, “Los Tecolotes” y “El Tirón”.

La uniforme pisada y el gran entusiasmo derrochado en los cuadros de danza brillaron con temas como “El Cerro de la Silla”, “Como me las pongan brinco”, “Caballos panzones” y “El brinquito”, emocionaron al público de tal modo que el auditorio Luis Elizondo retumbó por el vitoreo durante las presentaciones.

Raices
“El Jarabe Nacional”, uno de las danzas más representativas del folklore mexicano.

Otra presentación dancística en el escenario fue el de un delicado vals al ritmo de la canción “Morir de amor” en donde las mujeres portaban largos vendidos de época y corsés ajustados, mientras los hombres acompañaban a sus damiselas portando elegantes trajes negros.

Además de enérgicos ritmos caribeños que encendieron el escenario en el que alumnos del Tec fueron las voces de los temas “Las clases del Chachachá” y “Mambo #5” entretanto las bailarinas sacudían sus hombros en tops y faldas de holanes.

Para culminar, la audiencia recibió una dosis mexicana de “El Jarabe Nacional”, uno de las danzas más representativas del folklore mexicano se puso en escena para llevarse la ovación por parte del público con temas como “El Carretero” y “La Negra”.

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios