La escritora, periodista, poetisa, artista y activista libanesa participó en una charla en campus Monterrey dentro de actividades de la Cátedra Alfonso Reyes
Por Karla Escobar | campus Monterrey - 17/03/2020

Beirut, capital de Líbano, fue la ciudad en que nació Joumana Haddad. Lugar con una cultura ampliamente conservadora para las mujeres, fue por ello que encontró en las palabras su refugio ideal. 

Su primer acercamiento a lo que más tarde sería su profesión y estilo de vida fue cuando una profesora leyó en clase un poema en francés con el que se identificó ampliamente.

“Sentí que hablaba de mí y descubrí que con la palabra podía por lo menos ser libre mientras en la vida real no podía serlo por muchas razones”, compartió Haddad en Sala Mayor de Rectoría, recinto que lució lleno durante la charla realizada en el marco de la Cátedra Alfonso Reyes.

Este programa del Tec de Monterrey nace como una respuesta ante la necesidad de fortalecer las humanidades en la formación de sus profesores, estudiantes y la comunidad en general.

Quizá para muchos la lectura es un pasatiempo, pero para Joumana fue un acto de esperanza que le permitía tener la vida que le era prohibida.

“Creciendo en una comunidad tan llena de tabús el saber que había personas alrededor del mundo escribiendo fue una provocación más para luchar por lo que quería”, dijo en la plática dirigida por la Dra. Ana Laura Santamaría, directora de la Cátedra Alfonso Reyes.

 

Joumana Haddad dialogó con comunidad Tec en el marco de la Cátedra Alfonso Reyes
Joumana Haddad dialogó con comunidad Tec acerca de la importancia del feminismo.

Comenzó a plasmar en sus textos la imagen del futuro con el que soñaba, sus pensamientos pasaban de ser palabras a convertirse en realidad.

“El hecho de poder decir en voz alta mi verdad me ha dado inmunidad contra el odio de los otros, de la exclusión, la discriminación”, manifestó la poeta. 

Su admiración por autores de todo el mundo la llevaron a aprender siete idiomas: francés, italiano, español, inglés, alemán, armenio y árabe

Cada uno de sus textos son personales y buscan despertar en el lector emociones que generen un vínculo estrecho con ella.

“Al momento de escribir voy descubriendo todas las voces que tengo dentro de mí”, expuso. 

Joumana considera que el mayor de los males sociales es la indiferencia y es necesario erradicarla.

El año pasado fundó un Centro de Derechos Humanos para dar a los jóvenes la posibilidad de convertirse en lo que deseen ser, privilegio que ella no pudo tener en su momento. 

Este Centro tiene 4 ejes fundamentales: la igualdad de género, la separación entre religión y política, la inclusión, y la libertad en todas sus formas.

Haddad relata que al ser una mujer libanesa creció en un entorno donde prevalecía el machismo, fue así como nació la inspiración para escribir el libro “Superman es árabe”.

“En el siglo XXI la situación de la mujer sigue siendo tan dolorosa y difícil en todo el mundo”, declaró.

Tanto hombres como mujeres, agregó, tienen el deber de ser feministas porque es sinónimo de ser humanos. 

Al final del evento respondió una serie de preguntas de la audiencia y firmó libros de su autoría a los presentes quienes se mostraron entusiasmados. 

 “Me encanta estar con jóvenes, me dan la energía que necesito para poder seguir luchando”, comentó alegre la escritora.
 “Me encanta estar con jóvenes, me dan la energía que necesito para poder seguir luchando”, comentó alegre la escritora.

TAMBIÉN TE PODRÍA INTERESAR LEER:


 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios