La lagunera Kaori Hayakawa, suma 14 producciones en más de 10 años de trabajo como stage manager. En entrevista para CONECTA comparte su historia de éxito desde sus inicios en el área de Arte y Cultura del Tec de Monterrey.
por Luis Daniel Sotelo - 10/10/2019

 

Luis Daniel Sotelo | Campus Laguna

Con más de 10 años en el oficio, Elsa Kaori Hayakawa Salas se ha convertido en la única mujer de su generación en ser una reconocida stage manager en el teatro musical mexicano, labor que de manera inicial también fue aprendida en el área cultural del Tecnológico de Monterrey campus Laguna.

En entrevista para CONECTA y de visita en su campus, Kaori recordó sus estudios en Mercadotecnia, “era muy ñoña”, dice al enfatizar en su especialización en Comercio Exterior, su Mención de Excelencia y Diploma en Desarrollo Estudiantil.

Pero antes de egresar en el año 2007, la lagunera recuerda que su primer contacto con el Tec se dio desde la infancia.

“Llegué desde primaria, hice los CompuCampos (cursos de verano) y estuve desde secundaria. Mi papá daba clases aquí, él es ingeniero, así que desde chiquita soy muy Tec. Siempre paso por afuera y digo, ‘ese es mi Tec’, ahora está muy diferente, pero sigue siendo el Tec”.

Aunque la administración y la investigación fue lo que la convenció para estudiar Mercadotecnia, la formación integral que recibió a través de los grupos estudiantiles, atendiendo a adultos mayores, y el área cultural, en el teatro, es lo que Kaori relató con más añoranza.

“Yo estuve en el grupo Vuelve a la Escuela siete años y la convivencia con los adultos mayores era lo máximo. Hasta la fecha me los encuentro y me preguntan si me acuerdo de ellos. Les aprendes, escuchas historias y lo que les enseñas te lo agradecen y no se dan cuenta que en realidad es al revés”, enfatizó.

 

Kaori Hayakawa
* Kaori Hayakawa en la Plaza Estudiantil del campus Laguna

 

 

Difusión cultural, una decisión de vida

“Te voy a contar una historia muy chistosa”, dice Kaori al ser cuestionada sobre su interés por el teatro como actividad extracurricular a sus estudios en el Tec, “yo de chiquita, era deportista, pero tengo un problema en la espalda. En el colegio que estudié la primaria hacía basquetbol, y como ya no podía jugar, iba a ver las prácticas. Cuando entré a la secundaria del Tec pensé en que no podía ir a prácticas de gente que no conocía y descubrí el teatro, mi hermana (la cantante y actriz Hiromi) ya hacía teatro y cantaba”, recordó.

Kaori recuerda que “en el Tequito” (como se le conoce en Torreón a la Secundaría del Tec de Monterrey) ella y su amigo Diego Medellín impulsaron las actividades culturales, pues fueron los primeros en recibir el Diploma Desarrollo Artístico y en representar a Laguna en los Intersecundaria Culturales.

Pero la decisión de seguir dentro del taller de teatro durante sus estudios de preparatoria y en hacer de ello toda una carrera se determinó al ver una obra justamente montada por alumnos de varios campus del Tecnológico de Monterrey.

“Vi Jesucristo Superestrella, vi lo que se creaba en el escenario y me pregunté, ‘¿quién hace esa magia? ¿quién está atrás?’, y empecé a ver lo que había atrás del escenario, así que cuando entré a Difusión Cultural (ahora Arte y Cultura) decidí hacerlo al área de staff técnico,  Me encanta cantar, pero no me gusta que me vean, no lo disfruto”, dejó en claro.

 

Kaori Hayakawa

 

La similitud entre una producción musical del Tec y una de teatro comercial es muy cercana para Kaori, pues recordó como con la obra ¡Qué Plantón! (producida por campus Laguna en 2005) aprendió la importancia de administrar el tiempo en el armado de una escenografía.

“La gente no lo cree, pero lo que haces en el Tec es muy parecido a lo que pasa profesionalmente, sí sirve mucho. Nos daban ese espacio para aprender y hacerlo y ahora en “Mentiras El Musical” lo vivimos. Cuando yo llegué las giras no se disfrutaban porque armabas toda la escenografía y directamente después a la función. Ahora la armamos en una hora y podemos ir a comer taquitos y conocer un poco la ciudad que visitamos y si hay algún problema tenemos tiempo para solucionarlo”, destacó.

La EXATEC asegura que durante sus estudios aprendió la importancia de la responsabilidad, la puntualidad, el respeto y el trabajo duro, “no sabes cuántas horas pasamos en el Tec haciendo trabajo de equipo. Es mucho trabajo estudiar en el Tec, en el teatro alguien que es puntual, respetuoso, disciplinado es el que se queda y esto lo aprendí en el Tec”.

Al egresar como licenciada en Mercadotecnia, Kaori recordó que empezó a trabajar en una agencia de autos, pero tras visitar a su hermana en la capital del país no dejó pasar la oportunidad de aprender el oficio de stage manager de la mano de una conocida, esa primera producción fue Avenida Q.

“Mis papás no querían, les dije que me iba tres meses a probar. Mi papá me sigue preguntando hasta la fecha que si ya pasaron los tres meses de prueba. No estaban felices de que renunciara”, relató.

 

 

 

El arte de ser stage manager

Para Kaori Hayakawa, un stage manager tiene funciones operativas y administrativas, lo define como “el enlace entre todas las áreas”.

Dentro de sus actividades está el convertir en realidad, de la mano de los técnicos, las ideas de cada director. Durante función, es quien llama a la obra, y cada detalle técnico que sucede en el escenario pasa primero por ella. En lo administrativo, realiza roles de elenco, permisos, manda reporte de cada función, lleva el control de puntualidad, el pago de los técnicos, los llamados a prensa y requiere presupuestos.

En su generación, la que define como la segunda de stage managers en México, es la única mujer, aunque para ella ese puesto está hecho a la medida para el género femenino.

“Siempre he dicho que es un puesto de mujer, se tienen que hacer muchas cosas a la vez”, aseguró.

Al preguntarle sobre el más fuerte aprendizaje que le ha brindado el teatro, comentó que sería tanto en el teatro como en la vida.

“En el teatro todo es diferente, cada función es diferente y debes saber resolver. El otro es que el show debe de seguir pase lo que pase. En el teatro hay una familia de apoyo, es impresionante. Siempre lo digo, ‘a mis técnicos yo siempre les confío todo con los ojos cerrados’. Cuando pasó lo que pasó, mi familia de teatro me sostuvo¨, recordó.

Actualmente, Kaori trabaja de lleno como stage manager en la producción “Mentiras El Musical”, obra que suma más de 10 años en cartelera, pero su experiencia se extiende a más 14 espectáculos entre los que destacan “A vivir”, “Esta no es la vida real”, “Pinocho”, “Aladino”, “Bule Bule El Musical”, “El Hombre de la Mancha” y “Vaselina”.

 

Kaori Hayakawa

 

“Lo que hago es lo que me gusta hacer y no me veo haciendo otra cosa, probablemente obras más grandes, pero los puestos de stage manager de esas obras los ocupan personas que tienen más de 20 años haciéndolo y estarán libres cuando se jubilen, acabándose Mentiras me gustaría también trabajar en Estados Unidos”, visualizó.

Sobre su experiencia en el Tec y qué podría compartir a quienes están por decidir qué carrera elegir o en qué institución estudiar expresó.

“Estaría mal que no tuviera la sangre azul después de tantos años, pero el Tec te da todas las herramientas que necesitas, claro, también diré lo malo, y es la presión. En el Tec vas a estudiar y vas a trabajar mucho, pero te va a servir y vas a salir preparado, y si quieres hacer teatro, es el mejor lugar porque el nivel de teatro del Tec es muy parecido al que hacemos profesionalmente”.

“El peso que le debes dar al área cultural es el mismo peso que le debes dar a los estudios, lo siento papás, pero es cierto, si entras a teatro o a deportes hazlo al cien por ciento, dale el mismo peso que a tus estudios no es un hobbie, es un complemento y te comprometiste”, finalizó.

 

 

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios