Este clásico juego de mesa aporta muchas más habilidades de las que ya conocemos a un estudiante de secundaria.
por Mauricio Aguilar - 21/10/2018

Mauricio Aguilar | Campus Irapuato

Cada año, la Secundaria Bilingüe Carlos Darwin del Tec de Monterrey en Irapuato organiza su torneo de ajedrez, en el que todos los alumnos de primer año juegan entre ellos hasta que finalmente quedan dos participantes, y estos juegan la gran final llevada a cabo en el ajedrez gigante del campus, frente al Centro de Manufactura.

ALUMNOS JUGANDO AJEDREZ

Este año, el torneo de ajedrez tuvo lugar el viernes 19 y 22 de octubre, con la final femenil y varonil respectivamente. Todos los alumnos que participaron se reúnen para ver quién se llevará el reconocimiento como la y el mejor jugador de ajedrez de su generación.

final del torneo de ajedrez

Desde semanas antes, los alumnos cargan con sus tableros de ajedrez para practicar entre ellos y juegan en los recesos y en los descansos entre clases. Incluso los que no sabían como jugarlo, aprenden por sí solos.

¿Pero cuál es la verdadera finalidad detrás todo esto? ¿Es el ajedrez una manera más de estresar a los alumnos?

 

Cuenta la historia, que este juego fue inventado hace más de 1500 años por órdenes del gobernante de India, quien pidió a sus hombres más sabios idear una manera en la que los niños aprendieran a ser mejores pensantes y estrategas en el campo de batalla, y como resultado, tenemos al ajedrez.

Desde entonces, se ha esparcido por las escuelas de todas partes del mundo como un método para hacer a los niños y estudiantes más inteligentes y mejores en el desempeño escolar. Pero en realidad, los beneficios de inducir a un niño a jugar ajedrez a temprana edad son muchos más que esos.

De acuerdo con la fundación europea de ajedrez Kasparov, el ajedrez también impulsa el desarrollo de habilidades como la planeación, el pensamiento abstracto, crítico y creativo, la resolución rápida de problemas, así como paciencia y perseverancia, todo dentro de un ambiente de competencia sana y con respeto.

 

Todas estas cualidades son indispensables para un líder, que no siempre son enseñadas dentro de un salón de clases.

Un ejemplo es el alumno Héctor Gómez, quien en 2012 fue sub-campeón del torneo de ajedrez de la secundaria, y durante su preparatoria en Campus Irapuato se desarrolló como un líder en el equipo de robótica TecGear 6106, llegando incluso al Mundial en Houston y a conseguir una beca de un campamento científico en Israel.

hector jugando ajedrez en 2012
Héctor jugando en la semifinal del torneo de ajedrez.

También tenemos a la alumna Mariana Delgado; jugadora asidua, integrante de la 3era generación de Líderes del Mañana, estudiante de mecatrónica, ganadora del segundo lugar en prototipaje en IncMTY, y apasionada por la tecnología para salvar vidas. Mariana nos comparte su visión sobre el ajedrez:

El ajedrez es una gran forma de diversión y aprendizaje que desarrolla nuestras habilidades mentales, si lo mostramos como algo divertido más jóvenes se interesarán en ello y descubrirán una nueva forma de pensamiento.

Mariana también fue presidenta de la Asociación de Ingenieros del campus, y organizó un torneo de ajedrez para todos aquellos que desearan entrar, con el fin de difundir este deporte que le ha ayudado a ella.

torneo de ajedrez
El torneo de ajedrez organizado por Mariana tuvo lugar en los Learning Commons del campus y reunió a alumnos de preparatoria y profesional.

Mientras tanto, la secundaria seguirá impulsando año con año este torneo, inculcando en cada uno de los alumnos participantes una manera nueva a adquirir las habilidades inherentes de un líder, mientras se desarrollan mentalmente sobre un tablero de ajedrez.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios