Los Borregos Hidalgo han obtenido dos campeonatos (2014 y 2017) y un subcampeonato (2018) de los Ocho Grandes, la liga universitaria más importante del país, en los últimos cinco años
por Sucel Mayorga - 20/06/2018

Sucel Mayorga | Campus Hidalgo

El coach de los Borregos Hidalgo, Sergio Molina Soler, fue nombrado entrenador asistente de la selección nacional varonil mayor de basquetbol para la clasificación a la Copa Mundial de Baloncesto de la FIBA, que se celebrará en China en 2019. El primer compromiso será el próximo 28 de junio contra Estados Unidos.

 

Sergio Molina y la Selección Mexicana de Baloncesto

 

Junto con el equipo representativo de básquetbol varonil de campus Hidalgo, Sergio ha obtenido dos campeonatos (2014 y 2017) y un subcampeonato (2018) de los Ocho Grandes, la liga universitaria más importante del país, en los últimos cinco años.

 

Sergio Molina

En entrevista para CONECTA, el coach compartió sus primeras impresiones.

 

¿Qué significa para Sergio Molina este nombramiento?

Es un orgullo el que se haya fijado Iván Déniz, el seleccionador, y las personas que han creído en mi y sobretodo que hayan puesto mi nombre sobre la mesa para sumar y seguir creciendo en esta trayectoria como entrenador. Es un orgullo y un compromiso total con México, con este país que me ha dado todo. Es también un premio al trabajo que hemos realizado en el Tecnológico de Monterrey, Campus Hidalgo y para todas las personas que aportamos a este proyecto de baloncesto que hemos desarrollado y que ha sido la carta de presentación.

 

¿Cuáles son las responsabilidades que implica?

Implica muchísimas responsabilidades. Estamos hablando de regresar otra vez a representar a un país en la rama varonil y con esta oportunidad de poder buscar la clasificación a un mundial. Debemos dar el mejor esfuerzo, seguir sumando, seguir creciendo y desarrollarme para conseguir esos objetivos. Debemos seguir siendo los más competitivos y aportar un granito de arena para ayudar a ese gran proyecto.

 

¿Cuáles son las expectativas para México?

Para mi siempre es ir por todo, es competir y es ganar. Yo considero que se puede clasificar, hay que ir paso a paso, partido a partido y por supuesto que no es nada fácil, pero ahora México ya está en el top a nivel mundial, debe y tiene que trabajar para aspirar a todo.

 

¿Qué se necesita para involucrar mayor talento estudiantil a la Selección Mexicana?

Considero que los coaches debemos seguir actualizándonos en diferentes áreas y necesitamos un compromiso total por parte de los entredaores, del área administrativa de las universidades, la parte de organización, deben de seguir creyendo y apoyando el desarrollo de los programas de baloncesto y de los chicos. Se necesita un nivel de exigencia mucho más alto por parte de los jugadores y ese nivel de exigencia creo que debe ser en en todas las partes involucradas.

Es muy gratificante ver como cada vez más en los procesos de preselección hay más jugadores que pertenecen al ámbito estudiantil y eso quiere decir que vamos bien, pero el nivel de exigencia debe ser mayor por parte de todos los que confiormamos el área del baloncesto universitario.

 

¿Cuál debe ser el camino que debe seguir un jugador de la liga universitaria para poder verlo representando a México en un futuro, qué le recomendarías?

Yo creo que se tiene que ir paso a paso, no tener prisa. Tener mayor profesionalismo y mayor exigencia. Siento que se puede, de hecho cada vez son más los jugadores que pasan del baloncesto universitario al baloncesto profesional, son más los jugadores universitarios que representan alñ país en liga mayores, tanto femenil como varonil, pero se neceita ese compromiso, exigencia y profesionalismo por parte del jugador.

 

Te vuelves a encontrar con (el estudiante del Tec y jugador profesional) Israel Gutiérrez ahora dirigiéndolo en la Selección Mayor, ¿Qué significa para ti este reencuentro?

Lo primero es muy emocional, muy grato, un orgullo y una satisfacción ver que uno pudo aportar en su momento a Israel para que creciera, uno participó en ese proceso, en ese ciclo. Él ya pasó esa etapa del baloncesto universitario, ha llegado hasta donde está, creo que aún tiene mucho más que mejorar y mucho que recorrer, pero la verdad es una emoción poder convivir y poder volver a trabajar con Israel ahora en una etapa diferente. Son muchos sentimientos y es muy grato poder ahora defender lo más importante que hay para un deportista o para un entrenador que es la casaca nacional.

 

Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios