Egresado de ingeniería del Tec Guadalajara y ahora sacerdote, sirve espiritualmente y de manera voluntaria a pacientes internados por COVID-19.
Por Karla Pérez | Campus Guadalajara - 26/08/2020

“El primer día que entré al área fue un choque muy fuerte... No sabía qué hacer", recordó el padre José Luis González, sobre su experiencia con internos de COVID-19.

“Me dijo un enfermero: ‘Padre, están sedados pero conscientes, póngale el celular’, le acerqué el video a la señora intubada y comenzó a llorar”, agregó.

Así fue su primer experiencia para el también egresado del Tec Guadalajara, José Luis González Santoscoy, al ser voluntario para visitar a enfermos de COVID-19.

Esto, con la intención de brindarles una guía espiritual como sacerdote, independientemente de su religión o situación emocional.

 

EXATEC y Sacerdote visita enfermos de COVID-19

 

Su primer título lo recibió como Ingeniero en Sistemas Computacionales (ISC) en el campus Guadalajara, donde concluyó en 2005.

Luego de recibirse, años más tarde, siguió su vocación y fue ordenado sacerdote en 2016. Ante la crisis emocional que ocasionó la pandemia del COVID-19 decidió tomar acción.

Y asistió espiritualmente a enfermos internos, sus familiares e incluso al personal médico cercano a las áreas que visitó.

“El señor cardenal solicitó voluntarios y al inicio nos apuntamos 8 sacerdotes, a mí me asignaros 2 hospitales, el General de Occidente -Zoquipan- y el Terranova

Estuvimos entrando durante 5 semanas por 6 días a las áreas COVID y las personas esperaban nuestra visita, incluso creyentes de otra religión”, compartió el padre.

 

EXATEC y Sacerdote visita enfermos de COVID-19

 

A los enfermos les proporcionaba los sacramentos y guía espiritual. “Incluso personas que no eran católicas, querían platicar, desahogarse, un mensaje de aliento…

También me tocó bautizar una pequeña de 6 meses en peligro de muerte y dar la primera comunión a una abuelita”, indicó.

El ministro dedicaba tiempo a los familiares al ofrecer apoyo para comprender la situación y abría un canal de comunicación con el interno.

“Implementamos un sistema de videollamadas, se agendaban las visitas a los familiares porque no pueden ingresar a las áreas COVID, pero había una cabina para ellos…

Y un servidor dentro del área hacía el enlace mediante un iPad. Era la oportunidad de que vieran a su paciente, incluso intubado”, puntualizó.

 

EXATEC y Sacerdote visita enfermos de COVID-19

 

Para quienes fallecían, y la familia lo solicitaba, daba la última bendición al cuerpo conforme a la religión católica para proceder con la cremación o sepultara y compartió:

Impacta mucho a la familia cuando fallece un interno de COVID; sale del hospital de una manera fría, en una bolsa negra y los familiares ya no pueden hacer siquiera el reconocimiento”.

El personal de salud también se acercaba a él, “querían la bendición, oración o acompañamiento para entender lo que estaba pasando y tener un mensaje de esperanza”.

Por tal motivo el sacerdote invitó de manera general a estrechar los lazos con los seres queridos y protegerlos, lo que incluye también el cuidado personal.

 

EXATEC y Sacerdote visita enfermos de COVID-19

 

“Me tocó bautizar una pequeña de 6 meses en peligro de muerte y dar la primera comunión a una abuelita”.

 

Para el padre González Santoscoy su formación en el Tec Guadalajara mantiene su influencia dentro de sus prácticas cotidianas:

“Soy ingeniero en Sistemas Computacionales y he impulsado esa parte para poder llevar el mensaje de Dios al ciberespacio

Tengo 4 años evangelizando en las redes sociales, desde que ingresé. Esa parte tecnológica la tengo muy adherida a mí”, expresó.

Para realizar su labor, los sacerdotes recibieron capacitación especializada y siguieron en todo momento los protocolos de sanidad para no arriesgar su salud.

Además, “creo que la formación recibida en la parte tecnológica me ayudó y me sigue ayudando bastante en esta época de pandemia”, mencionó el exalumno.

 

EXATEC y Sacerdote visita enfermos de COVID-19

 

Actualmente continúa sus actividades habituales en la parroquia de San Juan Macías en Zapopan, Jalisco.

“Fue un momento muy especial porque, aunque ella estaba sedada, empecé a hacer ese acompañamiento de una manera virtual y espiritual...

Fue algo que cambió la perspectiva”, concluyó el padre González Santoscoy ante la primer vida -de cientos- que logró impactar durante sus visitas a las áreas COVID-19.

 

 

 

LEE TAMBIÉN:

 

 

 

 

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
1
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios