El experto en tecnología y profesor del Tecnológico de Monterrey, campus Guadalajara, explica las características de los vehículos autónomos y los cambios de infraestructura y cultura que requiere el país para adoptarlos.
por Martín Moscosa | Campus Guadalajara - 22/06/2019

Martín Moscosa Martínez* | Opinión | Director de Wizeline Academy y profesor del Tecnológico de Monterrey, campus Guadalajara

Cada vez se ven más novedades tecnológicas en nuestro ecosistema gracias a la globalización; es un hecho que avances en las diferentes industrias se materializan rápidamente sin esperar años como hace algunas décadas.

Y ese es el caso de los vehículos autónomos. He contado más de una docena de Teslas en Guadalajara; aún no termino de creerlo al no ser -aún- un país de primer mundo. 

¿La tecnología está avanzando más rápido de lo que nosotros podemos adoptarla? Me refiero a si estamos preparados para este tipo de vehículos en nuestras calles.

Para ello primero explicaré cómo funcionan: los autos autónomos no son una caja mágica, sino un conglomerado de maravillas tecnológicas con un mismo objetivo:

“Ir del punto A al punto B, mediante el uso de sensores en 360 grados, GPS, giroscopios, cámaras e instrumentos de medición en tiempo real que se conectan a internet para procesar la información alrededor”.

Vehículo autónomo

Gracias a este tipo de nuevas realidades se impulsan nuevas tecnologías como es 5G que da baja latencia y velocidades de GB/s -gigabytes por segundo- con una mayor capacidad de procesamiento en la nube con respuestas en tiempo real.

Lo anterior permite servir y analizar millones de datos por segundo, de los diferentes vehículos que se encuentran En circulación, proveer mejores rutas, alertas e información en tiempo real para una mejor experiencia al usuario.

Al presionar un botón uno puede invocar un coche que en minutos se presente y nos abra la puerta. Al determinar la ubicación predefinida te llevará sin tener que lidiar con el estrés del tráfico. Al igual que un Uber, alguien más te llevará a tu destino.

Pero, ¿estamos preparados en México, en Jalisco, en la Zona Metropolitana de Guadalajara? Tecnológicamente hablando, nuestro país y nuestra ciudad, avanzan a un paso acelerado en adopción de tecnología.

La cuestión es el desarrollo urbano: contamos con calles que cambian de sentido de un día para otro, donde los baches y la pintura que divide los carriles se deslava día con día.

Vehículo autónomo

Son elementos que, sin importar lo maravilloso que es la computadora dentro del vehículo, aún no tiene la capacidad de interpretar en fracción de segundos: tomar decisiones morales y sociales.

Este es un problema que no sólo se vive en nuestra ciudad; se vive aún en comunidades de países desarrollados. Buscan primero cambiar conductas y reglas viales que contemplen la inclusión de estos vehículos.

Los vehículos autónomos son un coche tradicional, con un robot incluido, que nos trae un nivel de comodidad. Pero somos nosotros, los humanos, responsables de las acciones que la computadora tome.

Es famosa ya la pregunta que se hace a los programadores: ¿qué debe hacer un vehículo si se presenta ante la siguiente situación: manejando a alta velocidad en una avenida está apunto de impactarse con el vehículo de enfrente?

Las opciones son las siguientes:

        Chocar y ocasionar la probable muerte de todos dentro del auto.

        Evitar el choque causando un accidente con los vehículos en el carril adjunto.

        Virar y subir a la banqueta, atropellando peatones.

¿Hasta dónde llega la responsabilidad del vehículo y comienza la nuestra?

Son una maravilla, en efecto, pero debe haber un cambio alrededor antes de adoptar la tecnología, no sólo se trata de infraestructura, también engloba aspectos culturales, sociales y gubernamentales.

Vecículo autónomo

 

*Martín Moscosa Martínez

Director de Wizeline Academy y profesor del Tecnológico de Monterrey, campus Guadalajara.

Es egresado de Sistemas Computacionales del Tecnológico de Monterrey. Maestría en Ciencias en la Escuela de Management and IT en St. Andrews, Escocia. Se especializa en ambientes de emprendimiento.

Ha participado en diversos proyectos como consultor; uno de los más significativos fue en Moscú, Rusia, donde estuvo involucrado en la adquisición de una empresa gubernamental al sector privado generando un impacto al sector energético.

Es socio fundador de uno de los coworkings más grandes de la ciudad (Epicnest), que da la oportunidad a diferentes emprendedores para incubar sus empresas, apoyando no sólo emprendedores locales, sino también a exitosas empresas de Francia, Alemania, España, Argentina, entre otras.

Actualmente es director del Capítulo Guadalajara en una de las más grandes comunidades de emprendimiento, Startup Grind, donde mensualmente se apoyan a más de 10 millones de emprendedores en el mundo.

Es especialista en múltiples temas de tecnología como internet, redes sociales, cómputo y sus aplicaciones, telecomunicaciones, apps y web.

 

 

LEE TAMBIÉN:

 

 

LEE TAMBIÉN:

 

 

 

 

 

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios