A lo largo de una semana, los jóvenes buscaron ampliar su panorama para entender y vivir una manera distinta de generar ciudadanía y contrastar con lo que enseñan los libros de texto.

La Semana i es una oportunidad para crear ambientes de aprendizaje distintos a lo que se viven de manera cotidiana en un salón de clases, bajo este concepto es que se desarrolló el ejercicio titulado: “Redes de cooperación y formas alternas de ciudadanía”, donde alrededor de 10 alumnos tuvieron la oportunidad de viajar a diversas comunidades de San Cristobal de las Casas, e involucrarse en la manera como ellos ejercen y participan para resolver sus problemas como sociedad.

 

“Nosotros queríamos que los alumnos se dieran cuenta, no solamente de que este México es diverso, amplio y que hay necesidades muy concretas; más que nada buscamos que el alumno pueda empezar a plantear que hay otros modelos de pensar la participación ciudadana, de pensar el compromiso con tu comunidad, de valorar la palabra, las ideas, de interactuar y de construir un bien común”, comentó Daniel Lemus, profesor investigador en la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Campus Guadalajara.

 

En los libros de texto existe una manera lineal de entender la ciudadanía, donde se involucran elementos como la democracia, partidos políticos y una participación pública, donde la misma ciudadanía busca representación y de esta manera alcanzar las medidas adecuadas para el desarrollo de la comunidad.

 

Los estudiantes pudieron visitar localidades como: El caracol zapatista Oventik, La comunidad de las abejas de Acteal, San Juan Chamula y Zinacantán, entre otras.
Los estudiantes pudieron visitar localidades como: El caracol zapatista Oventik, La comunidad de las abejas de Acteal, San Juan Chamula y Zinacantán, entre otras.

 

“Sin embargo, en las comunidades indígenas, en una herencia histórica ancestral, también hay formas de participación, pero son diferentes a las nuestras… son contextos distintos donde la comunidad participa y es una participación más plena, en el sentido de qué se involucran todos en los problemas de la comunidad y todos tienen voz y voto”, comentó Lemus.

 

Para vivir, comprender y aprender de esta realidad es que los alumnos aprovecharon la Semana i para participar en esta actividad organizada tanto por Daniel Lemus, como por el profesor Jorge González, quien incluso ya había realizado contacto previo con las comunidades y de esta manera logro que los jóvenes entablaran diálogo en: El caracol zapatista Oventik, La comunidad de las abejas de Acteal, San Juan Chamula, Zinacantán, además de visitar la frontera con Guatemala.

 

Los jóvenes mantuvieron lecturas previas de sensibilización que les facilitó el contacto inicial con las diversas regiones a las que asistieron.
Los jóvenes mantuvieron lecturas previas de sensibilización que les facilitó el contacto inicial con las diversas regiones a las que asistieron.

 

Crecimiento interior y aprovechamiento académico

Cabe señalar que previo al viaje se establecieron diversas lecturas y se reflexionó sobre el concepto de ciudadanía, los modelos y paradigmas mentales que se han establecido sobre ser buen ciudadano para mantener de manera fresca los elementos que podrían contrastar.

 

Durante las visitas que realizaron, los alumnos desarrollaron una bitácora que les permitía, además de recabar los sucesos importantes ocurridos, realizar una reflexión personal sobre lo que vivían y cómo se muestran ambas caras de un mismo México.

 

“Porque es muy dado en nuestra comunidad acercarnos a las culturas indígenas como lo exótico, lo extraño, lo diferente o como lo buena onda; y también hay que cuidar esa parte, en el fondo es darte cuenta que es un diálogo profundo entre seres humanos que viven en contextos distintos y que plantean horizontes diferentes y que deben explorar la posibilidad de que esos horizontes se pueden complementar”, concluyó el profesor Lemus.

Campus:
Categoría: