El experto José Manuel Saiz comparte varios aspectos a considerar para crear una cultura organizacional funcional y las ventajas de lograrlo.
por José Manuel Saiz Álvarez - 25/01/2019

José Manuel Saiz Álvarez* | Opinión | profesor investigador de la EGADE Business School

El ecosistema emprendedor mexicano y jalisciense, se caracteriza por tener una abrumadora mayoría de micro, pequeñas y medianas empresas.

Al ser tan fuerte la competencia entre estas organizaciones -muchas de ellas familiares- disponer de una buena cultura organizacional transparente para todos constituye uno de los pilares para tener éxito empresarial.

La cultura organizacional determina la estrategia corporativa y a su vez, define: misión, visión y valores. Por eso, los directivos de una PyME deben impregnarla en todo el equipo que trabaja en ella.

Si lo hacen así, aumentará el orgullo de pertenencia de los trabajadores. Además, influye positivamente en la reputación corporativa, la imagen de marca y la atracción de nuevos clientes y fidelización de los ya existentes.

Cultura organizacional

Por ello, y más si es una empresa familiar, la cultura organizacional debe ser consensuada y no impuesta por el propietario de la compañía, aunque piense que, por haber creado la empresa, tenga derecho a ello.

El empresario de una microempresa o de una PyME no se puede permitir el lujo de convertirse en un líder autoritario por el riesgo que corre de perder a sus mejores colaboradores.

Se puede llegar al caso de que un empleado formado abandona la firma para crear una nueva organización, la cual -al conocer los puntos débiles de la primera- puede hacer mucho daño a la firma de la cual ha salido.

Por ello, como emprendedor le aconsejo que mejore el clima laboral de su empresa, sin tener necesariamente que pagar mayores sueldos.

Cultura organizacional

Es más práctico y queda por más tiempo en el inconsciente de los colaboradores el pago en especie, esto es, si gratifica con la entrega de regalos, cestas de alimentos, viajes, o un reconocimiento.

Incluya como empresario varios tipos de gratificación, por muy baratos que sean. Unos pequeños detalles hacia el equipo (aunque sea sonreír por la mañana o preguntar por la familia) hace más que un aumento de sueldo.

Por ello, el objetivo de una buena cultura organizacional es mejorar tanto la sostenibilidad financiera, productiva y comercial de la empresa, como incrementar el clima laboral dentro de la organización.

Para lograrlo, es fundamental conseguir tanto la actitud como la aptitud de todo el equipo. Si se consigue, ese empresario tendrá éxito. ¡Ánimo y adelante!

Cultura organizacional 

* José Manuel Saiz Álvarez

Profesor investigador de la EGADE Business School del Tecnológico de Monterrey.

Doctorado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Autónoma de Madrid y Doctorado en Sociología por la Universidad Pontificia de Salamanca.

Acreditado en España por la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y la Acreditación (ANECA). Miembro del Sistema Nacional de Investigadores de México.

Es especialista en temas como: emprendimiento, economía de la Unión Europea, geopolítica, relación con programas europeos, Brexit, Cataluña, empresas familiares, economía del medio oriente.

 

 

 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios