Originario de Tampico, Tamaulipas, el ganador del Premio a la Trayectoria LiFE platicó con Conecta sobre su vida dentro del Tecnológico de Monterrey, Campus Guadalajara.

Imaginar, visualizar, para después producir, son aspectos clave de la vida de Juan Antonio Vila Ruiz, director de LIFE de la Región Occidente y experto en teatro, producción y dirección musical.

Platícanos Juan, ¿cómo fue tu inicio en el Tecnológico de Monterrey?

JV: Orgulloso EXACTEC del Campus Monterrey, inicié mi carrera en esta institución como Licenciado en Ciencias de la Comunicación (LCC). A mediados de los 90’s me invitaron a ser profesor de cátedra y finalmente llegué al área de Difusión Cultural, ahora Arte y Cultura, área en la que me he desarrollado por muchos años.

 ¿Qué significa ganar el Premio Formador LIFE por tu trayectoria?

JV: Yo estoy muy agradecido con el Tecnológico de Monterrey, porque encontré un lugar donde me dan mucha libertad y confianza; eso se agradece día a día en tu trabajo y significa una responsabilidad a ser mejor.

Este reconocimiento para mí fue un ‘reenfoque’; estoy formando y transformando. Y también en la parte personal, creo que me llegó. Me doy cuenta de que de alguna manera he tocado la vida de los jóvenes.

¿Qué es ser Formador LIFE?

JV: Yo creo que va mucho con mi carácter, con mi día a día. Yo siempre he sido una persona que, sin conocer a la gente, la saludo. Entonces es algo intrínseco en mí, que lo tengo desde chico, de saber quién eres, qué sientes y a dónde vas. Soy empático, bueno para escuchar y entenderte.

 ¿Cuál ha sido el trabajo que más te ha gustado?

 JV: Yo creo que hay varios, sin embargo, visualmente a mí me gustaron los ensambles “África” y “Performance, ante el milenio”, basado en la música del Cirque du Soleil. Finalmente, Queen, además soy fan del grupo británico.

Entrevista Juan Vila
Concierto Ensamble Performance para recibir al nuevo milenio.

 

¿Qué es lo que más disfrutas de tu trabajo?

JV: El contacto con la gente, eso me motiva, aprendo mucho. Algo muy curioso es que pueden ser las 3:00 a.m. y a mí no me molesta seguir hasta las 5:00 a.m. Si hay un ensayo más, eso a mí no me cansa, eso lo disfruto mucho; es decir, el proceso de los entrenamientos de fútbol o el proceso que pasan nuestros estudiantes para organizar una actividad de liderazgo es lo valioso, por el aprendizaje, el ambiente que se da entre los alumnos; es inigualable. Y la presentación es el resultado de todo el esfuerzo constante de una puesta en escena.

¿Cómo se define Juan Vila?

JV: Inquieto, creativo, no descanso. A veces me preocupa sentir lo que es relajarse. Voy manejando o estoy esperando que salga el vuelo y volteo a ver la ventana y me imagino aspectos en escena, escucho alguna música y pienso “estaría padre hacer esto”.

¿Cuál es tu pasión?

JV: Tengo varias, pero me gusta mucho la danza. Mi formación artística fue el baile y siempre encuentro cosas en la evolución de la danza que me hacen ver a futuro y lo mismo pasa con la producción. A veces cuando voy a los conciertos, sean masivos o de teatro, llegó y estoy analizando la escena, estoy al pendiente de lo que sucede a su alrededor.

Algo que disfruto mucho es el Cirque du Soleil, creo que ha sido un parteaguas en la escena del mundo; esa combinación de música, talento y vestuario es muy buena y disfruto mucho cuando hay algo novedoso.

En tu formación artística, ¿Qué has practicado?

JV: En la danza siempre tuve facilidad desde chico, pero también estaba en obras de teatro. En Monterrey tomé clases de danza, desde jazz, danza moderna e incluso tap y continué bailando.

Entrevista Juan Vila

¿Cuáles son los aspectos que consideras de una persona exitosa?

JV: La constancia es muy importante. Tienes que desarrollar una visión para decir “hacia allá quiero llegar” en cuanto a proyectos y también en tu vida. Por eso agradezco mucho al Tec, porque he recibido mucho apoyo en estas cosas que se me ocurren; se me ha dado cancha y recursos para hacerlo. 

¿Qué consejos le das a los jóvenes y al público en general?

JV: Que nunca pierdan la habilidad de sorprenderse y de jugar con las cosas -a veces hasta cierto punto-. Ser niño y experimentar te ayuda a encontrar nuevos caminos. Hay que incentivar a nuestros jóvenes a que se cuestionen y a que se animen a hacer las cosas.

Categoría: