La generación excesiva de residuos impulsó a Diego y Francisco, estudiantes del Tec de Monterrey, a buscar soluciones para erradicar la crisis de la basura en México, con su proyecto representarán al país en la competencia internacional Map The System 2019 en Reino Unido.
por Mariana Perales - 09/05/2019

Mariana Perales | campus Estado de México

Los estudiantes del campus Estado de México, Diego Navarrete y Francisco Ramírez, representarán al Tecnológico de Monterrey en la competencia internacional Map The System 2019 con su proyecto sobre la crisis de la basura en México.

La competencia se realizará en la Universidad de Oxford del 7 al 9 de junio como parte de la Gran Final Global de Map the System, una iniciativa de Skoll Center for Social Entrepreneurship en Saïd Business School, la cual desafía a los estudiantes a pensar de manera diferente sobre el cambio social y ambiental.

Esta es la primera ocasión en la que un equipo del Tecnológico de Monterrey participa en esta competencia y la primera universidad de Latinoamérica en llegar a la gran final en Reino Unido.

La convocatoria llegó a los estudiantes a través del Instituto de Emprendimiento Eugenio Garza Lagüera donde se midieron con campus Santa Fe, Ciudad de México, Guadalajara y Monterrey por el pase a la gran final.

“Cuando nos avisaron no lo podía creer; cuando estaba en PrepaTec tuve la oportunidad de vivir una experiencia internacional en Oxford y me prometí regresar. El significado de poder representar al Tec y a mí país en una competencia internacional y en Reino Unido no lo puedo describir, este es un tema que me apasiona y estoy muy agradecido con el Tec por la oportunidad”, compartió Diego Navarrete.

Por su parte, Francisco Ramírez estaba un poco escéptico cuando recibió la noticia pues creía que no habían hecho lo suficiente.

“Esto me deja una gran lección, no debemos dudar de nosotros mismos; todo el trabajo que realizamos fue más que suficiente y valió la pena todo el esfuerzo, tenemos mucho potencial y debemos aprender a aprovechar las oportunidades que se nos presenten en el camino”, aseveró.
 

 

Los Planet Soldiers, como se hacen llamar los estudiantes, desarrollaron una investigación a fondo sobre este problema en México acercándose a los principales organismos responsables de recolectar la basura y de reciclaje en el país.

“Nos animamos a participar en esta competencia porque queríamos conocer más a fondo cómo funciona el reciclaje en México, entrevistamos a recicladoras, centros de distribución, centros de acopio de materiales electrónicos, todo lo que nos ayudara a tener un panorama mucho más amplio”, dijo Diego.

“El poder conocer cómo funciona realmente el proceso de la basura me hizo ser más consciente, ahora me doy cuenta de todos los factores que involucra el sistema, cosa que antes no podía detectar a simple vista”, agregó.

planet soliders

“Me intrigaba la basura y su destino final después del camión, saber en donde termina todo lo generamos, por eso decidí comenzar este proyecto”, señaló Diego Navarrete

Problemática

En México se generan 102,895 toneladas de basura todos los días, un total de más de 38 millones de toneladas de basura al año, que equivalen a 175 veces el volumen de la pirámide del Sol de Teotihuacán.

Esto es igual a 1.16 kilos diarios de basura por habitante en México, el mayor porcentaje en Latinoamérica, según datos del INEGI. El promedio mundial es de .74 kilos por habitante, según el Banco Mundial.

Esta generación excesiva provocó en estos jóvenes hace un año cuidar el medio ambiente con acciones diarias como separar la basura y llevarla a lugares especializados en reciclaje. Además, comparten en sus redes sociales fotos y consejos de recolección y entrega para así motivar a los demás a también hacerlo.

"Además del reciclaje queremos crear conciencia sobre el impacto en el medio ambiente que genera el consumo diario de una sola persona y cuánto contamina su basura”, señaló Francisco Ramírez

Agentes de cambio en el planeta

La idea surgió de Diego Hernán Navarrete Verver, estudiante de sexto semestre de la Licenciatura en Administración y Estrategia de Negocios, quien desde siempre sintió interés por la protección del medio ambiente, y cuenta que el primer truco para lograrlo es “estar muy consciente” de la basura que genera una sola persona.

“Me intrigaba la basura y su destino final después del camión, saber en donde termina todo lo generamos, por eso decidí comenzar este proyecto”, señala el estudiante.

La primera vez que Diego recolectó basura para reciclar fue con ayuda del grupo IMEF Universitario, encargado de estas tareas dentro de la comunidad estudiantil. Posteriormente, conforme el proyecto fue avanzando, se unió su amigo Francisco quien lo ayudó a formar algo más grande.

“Acompañé a Diego la primera vez a la recicladora con la que trabajaba y me di cuenta del impacto que podemos hacer para contribuir en la separación de basura”, comentó Francisco.

“Queremos que esto crezca cada vez más, familia, compañeros y amigos se están sumando a la causa; además del reciclaje queremos crear conciencia sobre el impacto en el medio ambiente que genera el consumo diario de una sola persona y cuánto contamina su basura”, agregó el estudiante de sexto semestre de la Licenciatura en Administración Financiera.

Si bien el IMEF recibe el dinero recaudado por la recolección, otra parte es destinado a dos asociaciones civiles, Alianza Anticáncer Infantil y el Centro de Educación Down.

Gracias al apoyo de estudiantes del campus y entregas voluntarias, durante el semestre han logrado recolectar 568 kilos de material reciclable, que evita que termine en tiraderos al aire libre y océanos.

“Los estudiantes quieren contribuir al cambio ambiental pero muchas veces no saben con quién ni cómo”, compartió Diego Navarrete

comunidad teccem reciclaje

A futuro, ambos estudiantes quieren desarrollar una asociación sin fines de lucro para crear conciencia sobre el impacto ambiental que tiene la basura.

“Cuando comparto esto, veo un interés enorme por parte de los estudiantes. La primera ocasión fueron 20 personas las que nos ayudaron y juntamos 250 kilos; si imaginamos la cantidad que lograríamos con 100 personas, sería exponencial”, enfatizó Diego.

“Los estudiantes quieren contribuir al cambio ambiental pero muchas veces no saben con quién ni cómo”, finalizó.

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Escuela:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios