El pabellón CO19 es un espacio que podrá sumarse a la atención hospitalaria pública y privada donde así se requiera
Por Mariana Perales|campus Estado de México - 29/04/2020

Tres estudiantes de Arquitectura del Tec de Monterrey campus Estado de México, colaboraron con el despacho Biomah/Raúl Huitrón Arquitectura en el diseño del prototipo de un pabellón hospitalario itinerante.

Eduardo Anaya, Sofía Gutiérrez y Carlos Castillo realizan sus prácticas profesionales en el despacho desde hace algún tiempo gracias al profesor Mauricio Martínez, quien hizo la vinculación y gestionó la oportunidad laboral para los estudiantes.

Biomah/Raúl Huitrón Arquitectura es uno de los despachos más importantes de arquitectura en el país, dedicado al desarrollo de proyectos de arquitectura e ingeniería sustentables, implementando tecnología de punta en diseño bioclimático.

El prototipo de dicho espacio médico ambulatorio itinerante para la atención de pacientes durante la epidemia del virus COVID-19, llamado PABELLÓN CO-19, ofrece una solución alternativa para evitar la saturación en hospitales, además de reducir las posibilidades de contagio en el interior de ellos.

pabellon-CO19


En entrevista a CONECTA, Raúl Huitrón, director del despacho cuenta cómo nació este proyecto.

“Comenzó hace mes y medio, cuando vi lo que estaba pasando y comencé a vislumbrar lo que llegaría a pasar en el país relacionado al COVID-19; nos preguntamos, cómo podríamos hacer algo con nuestra experiencia y que además se adaptara a nuestras necesidades como país, porque no estamos ni en China, ni en Reino Unido, o algún otro país incluso de América Latina,

“Lo primero fue pensar en algo que ayudara a la gente y naturalmente, lo que estamos viendo todos los días en las noticias es que en cualquier momento no vamos a tener espacio en los hospitales, clínicas y centros de salud, para atender a pacientes de  COVID-19, éste fue el principio de esta iniciativa”, detalló.

Sobre el diseño de este pabellón médico itinerante, el arquitecto refiere que fue a través de muchos croquis e ideas del equipo vía remota por la contingencia, que lograron llegar al diseño del prototipo.

“Es inevitable que un arquitecto no haga croquis, entonces, empecé a desarrollar muchos de ellos recordando cómo funcionan estructuralmente las catedrales góticas, especialmente las del siglo XIV, XV, que tienen estas grandes arcadas que si tú las ves por debajo es un entramado estructural muy fino, muy interesante y finalmente son cubiertas autosoportantes, es decir, que pueden distribuir sus cargas a puntos específicos, entre un elemento estructural y otro, 

“Una vez que compartí estos planos con parte del equipo del despacho donde colaboran los tres estudiantes del Tec de Monterrey, campus Estado de México, que están haciendo sus prácticas profesionales comenzó un trabajo muy interesante, teníamos poco tiempo para hacerlo, sobre todo para poderlo empujar y ver cómo podría empezar a tomar forma”, contó.

isometrico-pabellon-CO19

Es así como llegaron a lo que hoy es el prototipo de una estructura autosoportante de 105 m2 a base de elementos metálicos y membranas de fibras de polietileno comprimido con propiedades higiénicas y de resistencia a la intemperie. 

“La estructura son arcos que pueden apoyarse entre uno y otro, puede adaptarse fácilmente a cualquier lugar de la república, a cualquier situación y es realmente fácil de hacer”, declaró.

En caso de climas cálidos, se considerará la aplicación de una “doble piel” de este material permitiendo un flujo de aire interior y mejorar su comportamiento térmico respecto a su resistencia a la ganancia de calor por el exterior.

“Una tecnología interesante que incluye, es que la membrana de su cubierta es exactamente el mismo material con el que se fabrican las batas anti epidemia de los médicos, con la característica arquitectónica para poder resistir la intemperie y ciertas condiciones medioambientales”, detalló.

Cada módulo o pabellón tendrá capacidad de 10 camas, además de un espacio de revisión médica; pueden interconectarse varios pabellones generando una “cadena” de atención. 

“Pudieran estar adjuntas a un centro hospitalario o no, incluso se podrían poner en algún municipio donde solamente lleguen los médicos y naturalmente se requiere eso sí el equipo médico adentro, me refiero a las camas, los respiradores, etc”, explicó.

Aprovechando la curvatura de los arcos estructurales, podrán alojarse en su interior algunas mangueras de tipo flexible para la inyección de gas desinfectante –ozono- en puntos estratégicos.

El proyecto actualmente cuenta con el apoyo de tomglobal.com TOM TIKKUN OLAM MAKERS comunidad internacional de facilitadores.

El Pabellón CO-19 es un prototipo tecnológico de arquitectura que se suma a la necesidad urgente a lo largo del país.  Es una iniciativa sin fines de lucro, y pueda ser construido por la iniciativa privada y gobiernos.

pabellon-itinerante-CO19

Respecto a la participación de los estudiantes del Tec, el arquitecto refiere que se encuentra muy satisfecho con su aportación al proyecto.

“Estoy muy satisfecho con lo que ellos han hecho los estudiantes en el despacho y en su aportación al proyecto, conozco a profundidad el perfil de los estudiantes Tec de Monterrey, ya que fui profesor de la institución por cerca de 12 años,

“Ojalá esto sirva para que estudiantes del Tec se inspiren a hacer muchas iniciativas en diferentes especialidades y poder apoyar en esta pandemia”, concluyó. 

 

EL TEC Y LOS SOCIOS FORMADORES

Marisol Ugalde, directora de la División Arquitectura, Arte y Diseño, del campus Estado de México, destacó que es clave que los alumnos tengan contacto con actores de relevancia nacional en arquitectura.

“En las últimas semanas escuchamos que nuestro mundo tal como lo conocíamos, se ha terminado. Ésta es una gran oportunidad para replantear este mundo, pero sobre todo para hacerlo mejor.  Cuando las necesidades de los ciudadanos cambian, también cambian sus ciudades y sus hogares. La arquitectura ayuda a dar forma a la calidad de nuestros entornos y contribuye a la salud y el bienestar.

“Los temas relacionados con la salud siempre han estimulado innovaciones arquitectónicas a diferentes escalas: proyectos de desarrollo territorial y urbano, así como diseño arquitectónico e interior. ¿Cómo serán nuestras ciudades, nuestros edificios, nuestras casas? Por lo que no sólo nos enorgullece, sino, que nos parece muy importante la participación de nuestros alumnos en las nuevas ideas y propuestas experimentales dentro de la disciplina de la arquitectura”, explicó.

Uno de los estudiantes del Tec que participó activamente en el desarrollo arquitectónico de dicho proyecto, es Eduardo Anaya.

En entrevista con CONECTA, Eduardo compartió lo que representa para él participar en este proyecto y esta oportunidad.

“Con este proyecto aprendí que ninguna idea, ningún proyecto es imposible, simplemente uno tiene que creer realmente en que se puede hacer, el por qué se tiene que hacer y pensar la manera en llevarlo a cabo”, puntualizó.

Destacó también que el despacho está enfocado a la adopción de tecnologías sustentables para el beneficio de las personas.

“Como estudiante del Tec de arquitectura representa una forma nueva de resolver un problema, el pensar en lo que sé en general, no sólo de arquitectura, sino de las necesidades de las personas, de lo que está pasando actualmente y que puedo hacer con lo que sé, esto me llevo de esta colaboración con Biomah/Raúl Huitrón Arquitectura”, expresó.

SEGURO QUERRÁS LEER:

 



 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Categoría:

En Nuestros Otros Medios