Estudiantes del Tec de Monterrey utilizan desechos orgánicos provenientes del café y los transforman en un biotextil
Por Rebeca Ruiz| Campus Ciudad de México - 07/02/2020

Si eres fan del café, ahora lo podrás llevar contigo hasta en la ropa, pues estudiantes del Tec de Monterrey trabajan para convertir las cáscaras de este grano en prendas de vestir.

 ¿Cómo se logra?

Oscar Yael Pérez, Carmen Hernández, Verónica Cruz, Benjamín Trujillo y José Fernando Acosta son estudiantes del Tec campus Ciudad de México y creadores de Kalon, quienes explican cómo se realiza este biotextil.

“Nuestro proyecto consiste en producir la biocelulosa a partir de residuos orgánicos, en este caso del café, es decir, la cáscara que queda del café cuando se extrae el grano para su producción. 

“Es un proceso que se hace a través de un sustrato (de un desperdicio), y que, industrializado, podría ser una alternativa mucho más sustentable a la actual industria textilera y a otras materias en general”, dijo Benjamín.

Chiapas y Veracruz son dos estados productores de café y los integrantes de Kalon ya tienen contactos en dichos lugares para obtener los desechos orgánicos. 
 

Estudiantes del Tec, integrantes de Kalon
Estudiantes del Tec que integran el proyecto Kalon

“Este residuo orgánico tiene ciertos azúcares que se pueden aprovechar para producir la celulosa.

“Lo que se hace después es el secado; ya seco las propiedades que tiene el textil como las propiedades mecánicas de resistencia aumentan, es un textil bastante resistente y  buscamos que esta sea una alternativa a lo que actualmente es el algodón o la mezclilla”, comentaron. 

El objetivo principal de Kalon es brindar una opción a la industria textil, que no contamine al ambiente.

“Nos dimos cuenta que la industria textil no solo contamina los mantos acuíferos, sino que también gasta recursos, aparte de contaminar el agua, también se gasta demasiada.

“Lo que buscamos es que la cafetalera se convierte en nuestra materia prima, creemos y nos lo han comentado varias personas que es algo muy valioso, porque es un sistema de economía circular”, explicaron.

Kalon es una palabra que los griegos determinaron como: belleza más allá de la piel, así que los estudiantes buscan que el biotextil ‘sea una segunda piel’. 

Actualmente, este emprendimiento está en la fase de prototipo.

 

SEGURO QUERRÁS LEER TAMBIÉN:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Categoría:

En Nuestros Otros Medios