Economista del Tec de Monterrey opina sobre el COVID-19, que además de ser un problema sanitario grave, trae consigo fuertes implicaciones económicas.
Por Carlos Medina | Campus Ciudad de México - 05/03/2020

Debido al esparcimiento del COVID-19, la actividad económica ha disminuido no solo en China, sino en todo el mundo.

Para Hugo Fuentes, Director Regional del Departamento de Economía en la Región Ciudad de México del Tec de Monterrey, la propagación del virus agrava la desaceleración económica global que estamos viviendo.

El doctor comentó los problemas que se observan en empresas y gobiernos.

“Hay un impacto en el comercio internacional, que también implica una caída en el comercio interno y en el sector de bienes y servicios, esencialmente en el turismo.

“Se ha generado ausentismo. Para una empresa, todo esto significa un incremento de costos y una disminución en la mano de obra”, dijo el economista.

Fuentes señaló que, además de haber estos problemas, los gobiernos deben hacer inversiones no planeadas en gasto médico para atender a los infectados. 

También, mencionó aspectos financieros importantes.

“Financieramente, esto implica un menor nivel de liquidez, generando presión para que los Bancos Centrales disminuyan sus tasas de interés y busquen maneras de inyectar liquidez”, agregó el Doctor por la Universidad Autónoma de Barcelona.

Debido al esparcimiento del COVID-19 en China, muchas empresas estadounidenses, principalmente del sector textil, han decidido sacar sus fábricas de ahí, de las cuales muchas de ellas planean situarse ahora en México.

“Si se da una expectativa de mejora, el miedo en la población disminuye, así como el pánico en compras. Esto lo agradecen los mercados financieros

China es un proveedor muy fuerte para Estados Unidos, y debemos entender que México sólo puede saldar hasta cierto punto esta oportunidad.

“Durante los años noventa, antes de la entrada de la administración de comercio de China, nuestro país era el principal proveedor de textiles de Estados Unidos, después fue desbancado terriblemente.

“No creo que México llegue a los niveles de producción de textiles que se tenían, pero circunstancialmente esto puede apoyar a la economía del país. Tendrá un impacto positivo, pero no para que México tenga expectativas de crecimiento muy fuertes”, mencionó Hugo Fuentes.

México debe prepararse y mandar señales de capacidad ante el problema. 

imagen del COVID-19

De acuerdo con el economista, mejorar las expectativas económicas depende de situaciones externas y señalizaciones.

“Se debe mandar una señal de política sanitaria con mucha información y claridad sobre el tema. 

“Si se da una expectativa de mejora, el miedo en la población disminuye, así como el pánico en compras. Esto lo agradecen los mercados financieros”, opinó el economista.

A pesar de que la tasa de mortandad no es tan alta, este es un problema internacional en el que todos los países deben actuar eficazmente.

SEGURO QUERRÁS LEER TAMBIÉN:
 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Etiquetas:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios