El arte es algo que todos llevamos dentro y la Compañía de Cuarta del Tec campus Ciudad de México nos lo recuerda con su historia.
Por Rodrigo Huerta | Campus Ciudad de México - 26/08/2020

La Compañía de Cuarta es la compañía representativa de teatro del Tec Campus Ciudad de México. La iniciativa de crear una compañía teatral dentro del campus nace en 2017 de dos estudiantes de la Licenciatura en Comunicación: Irene Velázquez y Gerardo Vega.

“El teatro es esta cosa que todos tenemos dentro y cuando se duerme tiene que despertar”, comentó Gerardo Vega quien es el actual director de la compañía, en el marco del día internacional del actor. 

Con la obra regresar a casa, en noviembre de 2018, la compañía trajo de vuelta el teatro al campus Ciudad de México y desde esa primera presentación no se ha detenido. 

“La compañía de cuarta empezó porque Irene y yo teníamos la inquietud de que no había teatro en campus Ciudad de México. 

“Por lo menos unos cuatro años sino es que cinco, la compañía de teatro desapareció, y habían existido esfuerzos para tratar de hacer algo teatral, pero no habían florecido”, agregó

En mayo del 2019 presentaron la obra “todas las historias de amor, o algo así”. Y fue en su tercera obra, Mamá se fue a la luna, que la compañía participó en el Festival Internacional de Teatro Universitario (FITU) quedando en la final del festival. 


 

Los integrantes de la Compañía de Cuarta durante un ensayo
Los integrantes de la Compañía de Cuarta durante un ensayo


 

Mamá se fue a la luna, no solo fue una gran contendiente en el festival, sino que tocó los corazones de quienes la crearon. 

“Hubo un ensayo en Mamá se fue a la luna, en el que Jerry me corrigió una escena, la escena del hotel.  No sé qué espíritu del teatro me poseyó en ese ensayo, pero salió como de película. 

“Me acuerdo de decir mis textos y escuchar a mis compañeros actores, detrás de mí, llorando, fue muy mágico y lo recuerdo con mucho amor”, expresó Lilly Maldonado, estudiante de la licenciatura en comunicación. 

Actores y actrices consideran que a pesar del proceso arduo, el amor y la pasión se demostraron con rigurosidad y entrega palpable en cada función. 

“Es increíble ver los videos de las primeras funciones en el Tec y después acordarme de la función en el FITU y darme cuenta de lo mucho que crecimos en dos meses”, dijo Ketzali Reyes, actriz en la compañía y estudiante de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas. 

En mayo del 2020, la compañía tenía planeado estrenar su cuarta obra: la chica que olvidó su zapato. Sin embargo, el confinamiento llegó a cambiar sus planes. 

En palabras del director: “No te voy a mentir, creo que es el peldaño más difícil que vamos a pasar y que estamos pasando, pero creo que justo es la vida poniendo la prueba, los chavos y mis maestras han defendido el teatro a toda costa”. 


 

La Compañía de Cuarta durante una presentación
La Compañía de Cuarta durante una presentación


 

Los integrantes de esta compañía comentan que se aferran al arte y a sus pasiones y fue este amor lo que los motivó a crear el proyecto Cuentos de distancia, pequeños cortos que retratan con arte la epidemia que se vive en 2020.

“Cuando las cosas se hacen con el corazón, aunque sea a través de una pantalla se van a hacer. Vamos a seguir haciendo teatro aunque sea el apocalipsis”, comentó Lilly Maldonado. Y es con este corazón con el que defienden el arte y el teatro a distancia. 

Entregarse con pasión y con amor al arte es uno de los constantes que presentan los miembros de la Compañía de Cuarta; quien entra encuentra en ella amor y una familia que comparte lo que hacen, así lo considera Ketzali Reyes.

“Ha marcado un antes y un después, me he convertido en una persona más valiente y más segura. Si algo tengo claro, estudie lo que estudie, siempre quiero hacer teatro. Lo que me regaló también fue una familia que le da calor a mi corazón”, mencionó.

Por su parte, Gerardo Vega asegura que el amor por el teatro y el arte, está en todos los integrantes.

“Es increíble ver como entran personas con muchas inseguridades, y salen personas sí con inseguridades pero con mucho amor a ellas. Ellos dejan entrar el arte a sus vidas y por eso ocurren estos cambios.

“Para mí, ver a mis alumnos, ver a mis actores, crecer en alma, es por lo cual el teatro existe. Porque nos vamos a ir de este mundo y al final lo más importante es qué tanto amamos a nuestros pétalos y no qué tanto abrieron”, comentó.

 

SEGURAMENTE QUERRÁS LEER TAMBIÉN: 

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Etiquetas:
Categoría:

Notas Relacionadas

En Nuestros Otros Medios