Lilia Domínguez recibió el reconocimiento Formador LiFE en el Tec de Monterrey en campus Ciudad de México.
Por Rebeca Ruiz | Campus Ciudad de México - 21/08/2020

Transmitir a los estudiantes una cultura de liderazgo, pasión, disciplina y trabajo, han llevado a Lilia Domínguez a recibir el reconocimiento Formador LiFE en el Tec de Monterrey en campus Ciudad de México.

El reconocimiento al Formador LiFE distingue la labor de instructores, coaches y mentores, quienes son los encargados de inspirar a los estudiantes para que vivan experiencias memorables durante su estancia en la institución.

En entrevista, Lilia cuenta el mayor reto al que se ha enfrentado como Formador LiFE, el cual ha sido el hacerle ver a los estudiantes que no hay límites que les impida hacer que sus metas se hagan realidad.

“La desafortunada situación que se suscitó en septiembre de 2017 nos hizo romper paradigmas, buscando diferentes maneras de realizar las actividades, proyectos y eventos, que se realizaban en el campus.

“La llegada de la pandemia nos hizo volver a transformar lo que hacíamos y continuar vía remota. Ambas situaciones han sido un reto para demostrar que cuando tenemos claro lo que queremos lograr, se hace a pesar de las circunstancias”, explicó.

Actualmente, Lilia es directora de Liderazgo y Vivencia en el departamento de Liderazgo y Formación Estudiantil (LiFE) 

“Ser Formador LiFE representa todo un compromiso con cada uno de nuestros estudiantes, buscando ser su facilitador o guía en su trayectoria estudiantil con el objetivo de lograr que su formación sea integral.

“Considero que la mejor manera de inspirar es a través del ejemplo, siendo congruente entre lo que digo y lo que hago. Nuestro actuar del día a día debe reflejar a cada estudiante lo que buscamos que ellos sean y logren”, agregó.

 

Lilia Domínguez ofreciendo una charla a los estudiantes
Lilia Domínguez ofreciendo una charla a los estudiantes

 

Un formador LiFE tiene la responsabilidad de transformar la vida de los estudiantes, así lo considera la colaboradora del Tec de Monterrey.

“El rol del formador LiFE es fundamental en la vida del estudiante, nunca debemos olvidar que somos formadores en todo momento y que cada detalle o acción de nuestra parte será muy importante para ellos e incluso puede marcarlos para toda su vida. 

“Debemos tener siempre presente que el acercamiento que tienen hacia nuestras actividades es por pasión y de manera voluntaria, de tal forma que nuestra responsabilidad es hacer que se enamoren de dichas actividades”, expresó.

Finalmente, agradeció al Tec por más de 20 años colaborando con la institución, al servicio de los estudiantes.

“Hoy quiero agradecer al Tec por la oportunidad de ser parte de él, así como permitir desarrollarme profesionalmente, crecer como persona y tantos momentos gratos que he podido tener en cada uno de estos años”, concluyó.

 

SEGURO QUERRÁS LEER TAMBIÉN:

 

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Categoría:

Notas Relacionadas

En Nuestros Otros Medios