Rubén Villicaña, alumno de segundo semestre de Ingeniería en Telecomunicaciones y de Sistemas Electrónicos, encontró su pasión por la música desde que era un niño.

Rebeca Ruiz | Campus Ciudad de México

La guitarra acústica y un micrófono son sus compañeros, las letras transmiten sus sentimientos, pensamientos y anhelos, así Rubén Villicaña subió por primera vez al escenario del Festival Nacional de Cultura y las Artes donde consiguió el premio especial por originalidad de su canción.

Alumno de segundo semestre de Ingeniería en Telecomunicaciones y de Sistemas Electrónicos, encontró su pasión por la música desde que era un niño, su primer acercamiento a este gran mundo, fue con un viejo piano en casa, para después estudiar guitarra y empezar a componer tanto letra como música.

“El concurso fue un sábado, el fin de semana después del sismo, y no me sentía con mucho ánimo de mandar el video para ser tomado en cuenta para concursar, el límite de enviarlo era el domingo, y en la noche me decidí, lo mandé y me aceptaron.

“Participé en el Regional y quedé en segundo lugar, pasamos cuatro al nacional y es la primera vez que participo en este concurso”, comentó el alumno de Tec en Ciudad de México.

Ante su actuación, los jueces decidieron darle un premio especial a Rubén, por la originalidad de la letra de ‘Caminar’, una canción que habla del camino que recorre un ser humano a lo largo de su vida.

“La música me llena, aunque suena trillado, el subirte a un escenario y tocar tu música es muy reconfortante, es algo increíble, cambiaría todo por dedicarme a la música.

“Voy iniciando en la composición, se me hizo fácil iniciar en esto porque me inspiro en historias que han sido realidad, cosas que me han pasado a mí o personas que me rodean, cada canción es una parte de mí”, finalizó.

Categoría:

En Nuestros Otros Medios