Ate de mi Corazón es el ejemplo de la cultura emprendedora del Tec de Monterrey.
Por Daniela Rubio - 13/06/2018

Daniela Rubio | Campus Chihuahua

Willy Wonka y su fábrica de chocolates, sin duda una historia que todos conocen, ese nombre te refiere inmediatamente a dulces y Chihuahua tiene a sus propios Willy Wonka.

Odille Sánchez y Carlos Medrano, dos EXATEC crearon su propia fábrica de dulces, Ate de mi Corazón, que es una empresa que inició en el 2015 con su producto único de ate de membrillo el cuál repartían a 13 tiendas de conveniencia de la ciudad.

La empresa comenzó de la idea de evitar la fuga de cerebros y el retribuir al país lo que tanto les ha dado, ideología que les inculcó el Tec de Monterrey, comentó Odille, cofundadora de la empresa.

“Creo que nosotros nos casamos con la idea de lo que dijo David Noel del rayo emprendedor, suena muy padre el decir soy mi propio jefe y me puede ir y llegar cuando quiera, pero si quieres que la empresa triunfe tienes que poner primero los intereses de la empresa, antes de quedarnos con un peso en la bolsa es ver primero que le hace falta a la empresa, que necesita para crecer”, mencionó Odille.

Tres años más tarde, les reparten a 383 tiendas de abarrotes en Chihuahua y Cuauhtémoc sus más de 40 productos regionales artesanales.

Ambos EXATECs compartieron cómo pasaron de estar haciendo ate de membrillo en la cocina de sus madres, a la ampliación que tuvieron que hacer en casa de Odille para continuar la producción y a tener una fábrica en el sector industrial de la ciudad, con empleados a su cargo y entregando su producto a casi 400 localidades.

 

Odille y Carlos
Odille Sánchez y Carlos Medrano

 

“El Tec nos dejó eso, el generar un impacto en México en el que movamos la economía, haciendo que el dueño de cada tienda se quede con dinero, los proveedores igual, generado trabajo, que el dinero se quede en México,” compartió Odille.

Asimismo, los fundadores hicieron hincapié en pagar la hipoteca social, “el Tec te inculca la hipoteca social y eso nos lo repetimos todos los días”.

Además, los jóvenes tenían la firme idea de regresar a la comunidad lo que el Tec les dio,

ideología que los llevo a decidir cubrir los gastos universitarios de su primera empleada, Naara, de 17 años, tendrá una beca completa cubierta por Ate de mi Corazón para realizar sus estudios de licenciatura.

“Yo en la carrera tuve una empresa que me apoyo con el pago de mi colegiatura a cambio de trabajar ahí. Como a mí me ayudaron, pues yo voy a ayudar en lo que puedo, no me puedo aventar una colegiatura del Tec ahorita, pero si puedo apoyarle con su carrera,” comentó Odille.

Fueron meses y años de trabajo y dedicación, “la gente no nos cree cuando decimos que empezamos haciendo nosotros los dulces. No decían ‘¿tú, alumno Tec te pones a hacer ate en una olla?’ y si, nosotros con nuestras manos nos poníamos a hacer todo, porque así se aprende,” continuó Odille.

El plan de Ate de mi Corazón es seguir creciendo y lograr cubrir todas las tiendas de conveniencia de la ciudad e incluso en más partes del estado; siendo una empresa mucho más grande, con un equipo de trabajo más grandes, diferentes rutas de distribución que salgan dentro y fuera de Chihuahua, con más vehículos de distribución.

La empresa ya es conocida fuera del estado, sin embargo, quieren posicionar la marca para que toda la gente ubique Ate de mi Corazón y piense en Chihuahua y viceversa.

Campus:
Etiquetas:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios