SALI-bar cuenta con un espacio de trabajo en la incubadora del Tec de Monterrey Campus Chihuahua
por Paulina Cortés |Campus Chihuahua - 23/09/2019

Una vida que trascurre entre hablar ante cientos de personas, reconocimientos, ciencia y emprendimiento, pero con el objetivo de dejar una huella positiva en las personas, así es Julia, joven chihuahuense que encontró en la biotecnología su pasión y forma de vida.

Un proyecto de ingeniería genética despertó en Julia su pasión por la biotecnología, lo que hizo que dejara atrás sus estudios en biomedicina para centrarse en su nueva carrera, que actualmente cursa en el campus Chihuahua.

“Si alguien me dice que no puedo hacerlo, lo voy a hacer y en tacones” esta es una frase que Julia nunca imaginó que diría, pero en tan sólo un año su vida se transformó gracias al emprendimiento.

En abril de 2018 el Hackaton Talent Land se presentó como una oportunidad, la competencia de desarrollo tecnológico de ideas con impacto social fue el primer escalón, el reto de presentar su primer pitch; hablar frente a cientos de personas, sentir adrenalina y la emoción, transportaron a Julia a un mundo lleno de posibilidades, contactos y aprendizaje.

Decidida a mantenerse dentro del área del emprendimiento, se inscribió en Biohack 2018, espacio en que, durante dos días pudo combinar el área científica y el emprendimiento para crear un producto con impacto social.

Con su equipo desarrolló SALI-bar proyecto con el que ganaron el primer lugar de la competencia y que actualmente se encuentra dentro de la incubadora del Parque Orión del Tec.

 

Julia trabaja en el Parque Tecnológico Orion

Yo me di cuenta de que podía dejar mi huella de manera positiva e impactar la vida de los demás de manera positiva

Su principal motivación es cambiar al mundo, su meta es comprender y predicar que cada persona tiene el poder de impactar vidas y con ese objetivo, comenzó a dar conferencias compartiendo su trayectoria.

Después de haber ganado más de 10 premios a nivel nacional, Julia describe su más grande logro hasta el momento el cual fue haber inspirado a una joven a estudiar una carrera en el campo científico.

De ahí nació su meta a largo plazo: crear una beca para alumnos de excelencia provenientes de familias de bajos recursos. 

En el verano de 2019 tuvo la oportunidad de ser becada por Mitacs para una experiencia de investigación en Canadá y, para el final de ese mismo verano, rechazó una beca para el doctorado directo en la Universidad de Manitoba, decidiendo que por ahora su prioridad es SALIBAR, empresa en la que continúa trabajando junto a su equipo, contando ya con inversionistas.

“Las ideas las traes tú y está en ti lograrlo, trabaja 120% para hacerlo”,  es el consejo que da Julia a quienes van empezando en el camino del emprendimiento, además de “que nunca pierdan la confianza en sí mismos y persigan sus metas con la mejor actitud”, comentó.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios