La joven asegura que la clave de su éxito es hacer lo que le gusta y enfocar su trabajo en el emprendimiento social

Daniela Rubio Vega | Campus Chihuahua

“Formar líderes con espíritu emprendedor, sentido humano y competitivos internacionalmente”, puede parecer un reto difícil de alcanzar, pero para algunos estudiantes es una realidad.

Imagen

Ese es el caso de Itzel Becerril, estudiante de noveno semestre de la Licenciatura en Innovación y Dirección de Negocios (LDN) de campus Chihuahua, que a sus cortos 23 años ha tenido una trayectoria de vida remarcable.

Ha formado parte de varios emprendimientos; fue presidente de la Sociedad de Alumnos de LDN; ha colaborado y organizado campamentos para gente con discapacidades y es el ejemplo perfecto de que cuando algo se quiere de verdad, no hay obstáculo lo suficientemente grande que evite lograrlo.

Imagen

Itzel comenzó su formación en el sistema Tec desde que ingresó a secundaria en el 2007, al graduarse de preparatoria decidió aventurarse y probar su independencia viviendo un semestre en Fort St. John, B.C., al norte de Canadá, donde trabajo como niñera.

Al regresar a Chihuahua decidió volver a su casa, el Tec y continuar sus estudios, al principio no sabía qué esperar de la carrera, sólo sabía que quería dedicarse a los negocios.

“Me gusta porque llevas materias de todo, no te especializas en algo, está tan abierto que puedes enfocarte en lo que tú quieras, hay muchas ramas y está muy completa”, compartió Itzel.

Desde el inicio de su vida en profesional se involucró en la sociedad de alumnos, donde pasó de colaboradora a tesorera y de ahí a la presidencia en 2017.

Desde el inicio que formaba parte de la SALDN, empezó a desarrollar su liderazgo y a desenvolverse, pasó de ser la chica introvertida que no platica con sus compañeros a ser ponente en el PechaKucha, “la verdad es que todo eso salió a raíz del Tec, porque te obliga a hablar en público desde las presentaciones en clase”, indicó.

Pero Itzel tenía algo más grande en mente, se decidió a conocer el mundo del emprendimiento y pasó a formar parte de la primera generación de internships en emprendimiento del PIT 3.

Después de un año trabajando con el equipo de emprendimiento, quedó a cargo del programa ENLACE + E, que consta de asesorías para emprendedores en etapa de aceleración.

Al acercarse INC Mty 2015, Itzel decidió participar en el Bus Challenge con su proyecto de un asilo inteligente y logró ser finalista del certamen, en 2016 volvió a participar, ahora con una plataforma de reciclaje que mostraba los centros de acopio cercanos y daba la opción de recoger el reciclaje a domicilio.

Para julio de 2017, realizó su logro más grande, ganó la Beca Santander Universidades con la que pudo participar en TrepCamp en Standford University, este programa consiste en un simulador de tres semanas en las que se trabaja en la creación de un proyecto propio.

Para este proyecto, Itzel hizo equipo con otros cuatro mexicanos y un argentino que compartían su amor por la educación y fue ahí donde nació EXPRTO, plataforma web que conecta estudiantes y profesores para dar asesorías en tiempo real.

Presentó EXPRTO en el Demo Day ante los inversionistas de Silicon Valley y quedaron en el top cinco de su sede para avanzar a la siguiente etapa, en la que, mediante votación popular en redes sociales, quedaron en el top 10 y pasaron al Global Demo Day y fue así como lograron llegar al top 10 global de proyectos.

El método PechaKucha fue clave en el desarrollo profesional de Itzel, fue ahí donde perdió el miedo a salir al mundo, sin embargo, su motivación siempre tuvo un toque personal.

“TDAH, miembro de mi familia” fue el título de su primera presentación, en la que buscó sensibilizar a su auditorio del reto que representa vivir con Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad.

A través de esta actividad, su trayectoria de emprendimiento y el curso de verano para personas con discapacidad, Itzel aprendió que hay que ver más allá, “entender, conocer, abrir nuestro panorama, debemos buscar lo que no existe, es ahí donde está el nicho de oportunidad”, menciona la joven.

Imagen

Todo esto le dio vida a su proyecto de IncluyeT en el Startup Weekend 2017, proyecto que es una agencia de reclutamiento para personas con discapacidad, funcionando como un intermediario entre el trabajador y el empleador.

“Hace tiempo que el concepto de emprendimiento social se volvió obsoleto, debemos entender que el factor social debe estar presente en todos los emprendimientos y no está peleado con ser rentable”, indica.

El reto de cada día es poder manejar su tiempo, pero Itzel decidió compartirnos el secreto de cómo lograrlo, “la clave es hacer todo lo que te gusta, el trabajo no es trabajo cuando te dedicas a lo que disfrutas”.

 “Aprovechen todas las oportunidades que el Tec ofrece, nosotros como alumnos en verdad no nos damos cuenta, pero existen un chorro, montones y nos las aprovechamos”, resalta.

El éxito no se mide en dinero o en cosas, se forma en la medida que sientes la satisfacción del trabajo que realizas; no tiene edad, no tiene número, y esto es algo que Itzel Becerril comprende a la perfección.

Campus:
Escuela:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios