Mario Alberto Cuesta González, un chico que cursa el 2do. Semestre de la PrepaTec, se ha destacado en el ambiente musical a lo largo de estos últimos años. Al día de hoy, ha participado en la GIRA DE EUROPA 2017 que realizó la fundación SIMANOF dirigida por la maestra Susan Siman (dos veces nominada a los premios Grammy).
por Denis Leeloo Petronilo Esparza - 09/04/2018

En una charla para CONECTA Mario Cuesta, alumno de 2do. Semestre de la PrepaTec en Chiapas, nos compartió algunas anécdotas sobre su trayectoria y su gira por Europa.

¿Qué es lo que más te gusta de la música?

Me gusta su forma de transmitir sentimientos, pero más que sentimientos, esa sensación de alegría, tristeza y enojo que logra compartir.

¿Cuál fue tu primer contacto con el violín?

Mi primer contacto con el violín fue por accidente. Al principio yo no quería tocar el violín, me agradaba más el Chelo. Un día, mi hermana y yo nos enteramos de la apertura de la orquesta, pero nos enteramos muy tarde; habían pasado 3 meses de su apertura y todos los instrumentos estaban asignados, excepto un violín y un chelo. Por cuestión de edad y estatura el Chelo le correspondía a mi hermana (porque es un año menor y es más bajita), y el violín a mí.

¿Cuándo y en dónde fue la gira que realizaste?

La gira fue en octubre, por el continente Europeo. Las ciudades que visitamos fueron Amsterdam, París y Madrid, donde dimos conciertos cada dos o tres días con música mexicana en teatros o auditorios, a excepción de Amsterdam, ya que contábamos con un coro y los conciertos corales se hicieron en las calles de la ciudad.

¿Te pones nervioso en el escenario?

La verdad sí, pero todo depende de mi ubicación en el escenario. Si soy el principal de la sección de violines y estoy al frente, por lo general sí me pongo nervioso. Para solucionarlo evito ver al público directamente y me enfoco más en el directorio o las partituras.

¿Qué es lo más te gustó de la gira?

El recibimiento del público. Hicieron que todos los integrantes de la orquesta nos sintiéramos orgullosos de representar a nuestro país.

¿Cuál fue la experiencia que más te marcó en Europa?

En la Ciudad de París, fuimos a la embajada mexicana, la mayoría del público son mexicanos, residentes en París pero que no tienen contacto con México. Y algo que nos conmovió a la orquesta y a mí, fue que al llegar a la pieza de Cielito Lindo muchos de ellos se pusieron a llorar como una forma de recordar a México.

¿Qué consejo le darías a los aspirantes a músicos?

Un consejo que les podría dar es que si en realidad les gusta la música que se arriesguen, porque poco a poco se va escalando; aunque esto depende del sacrificio y esfuerzo que uno le ponga, pues aunque tengas al mejor maestro del mundo, todo depende de tu propia voluntad y dedicación.

 

Campus:
Escuela:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios