Rigoberto Cortés, entrenador del equipo representativo de básquetbol cuenta cómo el deporte lo ayudó a superar sus obstáculos.
por Héctor Colin | Campus Aguascalientes - 01/08/2019

Originario de Morelia, Michoacán, Rigoberto Cortés Palomares, entrenador del equipo de básquetbol varonil en campus Aguascalientes, comparte para CONECTA como el básquetbol le dio un giro de 180º a su vida. 

Su acercamiento con el básquetbol inició a los 6 años de edad, sin embargo fue hasta los 8 años que Rigoberto descubrió su pasión por este deporte. 

Este le brindó oportunidades y herramientas a las que no hubiera tenido acceso fácilmente, debido a la escasez de recursos por la que pasaba su familia durante su adolescencia.  

“El básquetbol cambió mi vida, me abrió las puertas a la universidad, me ayudó a  terminar la licenciatura en Contaduría y me cambió el panorama de la vida” comentó el entrenador. 

Para él, uno de sus mayores logros fue haber participado en la Universiada 2007, que se llevó a cabo en Tailandia, misma que le permitió jugar en la selección mexicana, comentó Rigoberto.

El_básquetbol,_la_fuerza_de_su_pasión

Actualmente ha dirigido a los equipos representativos del campus Aguascalientes por más de tres años donde asegura que ha encontrado lo que más le apasiona.

“Cuando eres jugador es fácil manejar la presión porque tú eres el que tira, el que bota y corre, pero cuando eres entrenador… es una emoción totalmente diferente en cada partido o entrenamiento…” narró el entrenador. 

Dentro de sus logros más importantes como jugador destaca:

  • Reconocimiento como el jugador más valioso del estado de Michoacán en  2000 al 2003 y 2006.

  • Campeón encestador Nacional de Primera Fuerza Alianza en el 2006.

  • Seleccionado Nacional Estudiantil para la Universiada Mundial en Bangkok 2007.

Como entrenador del campus ha participado en la Copa Borrego , Intercampus en el 2017 y CONADEIP (Comisión Nacional Deportiva Estudiantil de Instituciones Privadas) 2018 tercera división, quedando entre los primeros  lugares con el equipo femenil. 

“Lo más satisfactorio de ser coach es cuando tus alumnos te dicen que lo que les enseñaste los ha marcado y les cambió, para mi es de lo más gratificante y bonito de mi trabajo” mencionó.

Rigoberto invita a sus alumnos a llevar sus pasiones al máximo; encontrar en el deporte un motor de vida, ser perseverante, no darse por vencidos, demostrar de lo que son capaces al mundo y ser constante.

Actualmente, Rigoberto planea llevar al equipo varonil a partidos nacionales de la liga ABE (Asociación de Baloncesto Estudiantil) de segunda división. 

“Ganar, perder o empatar deben jugar como campeón y darlo todo, vivir cada momento de su vida” concluyó.

Seleccionar notas relacionadas automáticamente
0
Campus:
Categoría:

En Nuestros Otros Medios