Pasar al contenido principal

La carga mental en tiempos de COVID-19

Sin importar si vives por tu cuenta, si tienes niños que atender, si vives acompañado, si has intentado aprender algo nuevo, si estudias o trabajas a distancia (o no), es muy probable que, incluso aún que sientas que hasta tiempo te sobra... ¡sientes cansancio! ¿cómo es posible esto, si creyendo no tener un desgaste físico importante y que tus actividades, aún con sus variaciones, son casi iguales, día a día vas sintiéndote desgastado física y mentalmente?

Cuida tu Mente

Estamos acostumbrados a pensar en el cansancio como consecuencia de un esfuerzo físico considerable (hacer ejercicio, o incluso, como resultado de enfermar). Sin embargo, la “carga mental”, es algo que está en tu psique (mente), y que también provoca una importante sensación de cansancio.

La “carga mental” que muchos refieren actualmente, durante la contingencia COVID19, tiene qué ver con la ansiedad y la preocupación que la situación misma nos provoca:

  • ¿Cuánto durará la cuarentena?
  • ¿Cómo será todo cuando pase la contingencia?
  • ¿Cuándo se reactivarán las escuelas, los trabajos, los negocios?
  • ¿Cuándo podremos retomar nuestra vida social?

La cuarentena, para muchos, ha traído monotonía a su día a día, un cambio importante que irrumpió y cambió momentáneamente el estilo de vida cotidiano que se tenía, y esto provoca que respondamos de manera distinta y singular.

En algunos casos, no conseguimos adaptarnos con facilidad, y es enorme la sensación de gran dificultad que se tiene para transitarla: disgusto, malestar, desgano y acciones pobremente rutinarias que se acompañan de pensamientos negativos y emociones desagradables, que van desde el miedo y la angustia, hasta propiamente el malestar emocional y en muchos casos, también físico.

En otras situaciones, hay quienes para afrontarla buscan estrategias y acciones que les permitan vivirla de manera menos frustrante, más creativa, que provoque incluso agrado de sentir que es capaz de reinventar esa nueva cotidianidad. 

Algunas personas en esta época se perciben menos activas, física y cognitivamente. Notan monotonía en sus actividades cotidianas, poco motivadoras y estimulantes que generen bienestar. Abrumados por su preocupación de la contingencia y la incierta terminación de la misma (situaciones por demás reales), crean actividades poco estimulantes y agradables, así como pensamientos rumiantes, generalmente con matices angustiantes y preocupantes.

¿Cómo lidiar con la carga mental? ¡no subestimes las rutinas!

Aunque a veces la palabra “rutina” puede asociarse con tedio o poco estimulante, es probable que en esta temporada sea lo que te ayude a cursar la situación de mejor manera.

Procura establecer actividades que te motiven y comprometan día a día:

  • Levántate y vete a dormir a la misma hora cada día. Haz una diferencia entre las actividades de la semana y las que son del fin de semana.
  • Si trabajas o estudias en casa, establece horarios y espacios para hacerlo (la recámara no es una buena opción para trabajar. Ésta debe ser espacio de descanso).
  • Durante tu día dale lugar a crear situaciones que te resulten agradables: enviar mensajes a tus amigos o familia, practica ejercicio, realiza actividades distintas a las cotidianas domésticas: lee, escucha música de tu agrado, realiza meditaciones (si no lo has hecho, es un buen momento de aprender a hacerlo). Si lo haces de manera cotidiana, podrás sentirte con mayor fuerza emocional para afrontar el tiempo de la cuarentena, sintiéndote productivo, creativo y en bienestar.

Estos son solo algunos ejemplos de muchas de las actividades que tú puedes generar, las cuales te permitirán notar los beneficios que lograr cierta estructura te puede brindar, ofreciéndote, estabilidad, confianza, productividad y dinamismo ¡reinvéntate!

Tener serenidad y estabilidad emocional, ayuda a evitar el agotamiento físico y mental que provoca estar continuamente angustiado, dándole vueltas a una situación de la cual no tenemos control ni todas las respuestas.

Ahora ya sabes que sentir más cansancio con menos actividades es posible. Evita que esto se convierta en una constante que te impacte mental y emocionalmente, al grado de poder incluso agotarte y/o también deprimirte.

Es un buen momento de ser considerado contigo mismo, date oportunidad de hacer introspección, observarte internamente, y poder identificar las diferentes emociones que estás viviendo ante ésta situación y saber gestionarlas. Esto te permitirá fortalecer tu mente y regular tus emociones, provocando con ello, sentirte mejor física y psíquicamente y, por ende, salir avante y fortalecido mental y emocionalmente, de la situación actual.